¡Qué miedo! Rajoy quiere hacernos felices

Un comentario improvisado desata todas las alarmas.

rajoy_en_bici

Ayer Rajoy nos regaló la foto del día con su paseo cicloturista en compañía de las candidatas del PP en Madrid, Esperanza Aguirre y Cristina Cifuentes. Hasta aquí todo normal, lo propio de una campaña electoral en la que se tienen que hacer gestos para la galería para mostrarse cercano al común de los votantes.

Pero el Presidente del gobierno, estimulado por el ejercicio físico, nos regaló también unas declaraciones improvisadas que, como casi todo lo que no está planeado, nos helaron la sangre.

En concreto, Mariano Rajoy afirmó que: en Madrid se hará más deporte, se usará más la bicicleta, el medio ambiente será mucho mejor y la gente será más feliz que al fin y a la postre es de lo que se trata“.

¡Rajoy entiende su trabajo como una labor por hacernos más felices! ¡Qué horror!

Lo malo es que, en este comentario banal, se encierra la realidad de una mentalidad compartida por la mayoría de nuestros políticos. Y es una mentalidad equivocada y peligrosa.

No, la tarea de los políticos no consiste en conseguir que la gente sea más feliz. La tarea de los políticos consiste en gobernar de acuerdo con el bien común, no engañar, respetar el principio de subsidiariedad, aprobar leyes justas y hacerlas cumplir, actuar con probidad en el manejo de los dineros públicos y no dejarse corromper… Podríamos seguir, pero casi nos atrevemos a decir que la clave está en meterse lo menos posible, lo indispensable, en nuestras vidas. Lo demás ya lo decidimos nosotros solitos, que ya somos mayores.

No, la felicidad no la da el gobierno, la da la familia, los amigos, el entregarse a los demás, el ser coherente con tu fe, la vida en comunidad, el saberse querido y mil cosas más,.. pero ninguna nos la da el gobierno. Lo que el gobierno sí puede hacer es fastidiarnos e impedirnos que seamos felices regulando los ámbitos antes señalados y negándonos la libertad de elegir en los mismos.Tenemos abundantes ejemplos en la historia reciente de España.

No necesitamos que un registrador de la propiedad como Rajoy o una abogada del Estado como Soraya nos hagan felices. Tampoco necesitamos que Pedro Sánchez, Pablo Iglesias, Albert Rivera o cualquier otro político se empeñen en hacernos felices. Nos basta con que nos dejen tranquilos. De la felicidad ya nos encargamos nosotros.

Mi querida y feliz España

MQE



Categorías:política, Rajoy

Etiquetas:,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: