España y la libertad económica

España ha perdido más de 20 puestos en la clasificación del Índice de libertad económica.

Libertad económica

Se ha publicado el nuevo Índice de libertad económica del Instituto Cato y la Fundación Fraser. España ha perdido 20 puestos cayendo desde el 30 al 52, por delante nuestro figuran países como Portugal (43), Eslovaquia (45), Uruguay (47), Guatemala (47), Polonia (49) o Filipinas (51).

España sale muy mal parada en aspectos como el peso del gasto público (puesto 112), la facilidad para hacer negocios (104), la calidad de la regulación (116). Algunos de estos aspectos han sido comentados en Mi querida España. Hace poco hacíamos referencia a como, si la crisis actual había sido provocada, en gran medida, por un exceso de endeudamiento, España en estos años de crisis no había hecho sino aumentar la deuda y cebar, más, la bomba que causó la crisis. Y este incremento de deuda no se debe a otra cosa que a una falta de contención del gasto público, provocado por la omnipresencia de la administración en la vida de todos los españoles.

Esta semana, nos hacíamos eco de las dificultades que encontraban los autónomos a la hora de montar y desarrollar nuevos negocios, problemas que también afectan a las empresas. Y es que si por algo se caracteriza España es por una hiperregulación, no hay apenas aspecto de la vida cotidiana de un español que no esté regulado y qué decir, si nos vamos al ámbito empresarial, donde cada paso en la creación de una empresa se encuentra con una traba administrativa en forma, bien de papeleo excesivo y complicado, bien en forma de tasa o impuesto. Pero si malo es el exceso de regulación, peor es todavía que esa regulación sea compleja, contradictoria y en muchos casos casi imposible de cumplir.

Todo eso dificulta que en España se pueda crear riqueza y que su nivel de vida suba y afecte a todas la capas de la sociedad. Sin libertad económica no es posible la prosperidad. Para los que asustan ante la libertad económica, está no implica desprotección del trabajador, ni rienda suelta al especulador, tiburón financiero o empresario usurero.

No, libertad económica significa protección de la propiedad privada, protección del ahorro, protección de la libre iniciativa. También significa protección del trabajador y del consumidor frente a los excesos, pero con pocas leyes, sencillas y claras, que a la vez que protegen no impiden ni encarecen, innecesariamente, la actividad económica. Libertad económica significa un estado que respeta el principio de subsidiariedad.

La libertad económica es necesaria para la prosperidad, pero no sólo para ella. Sin libertad económica no hay libertades políticas. Si la propiedad privada no está garantizada, si la omnipresencia del Estado impide que las personas y familias se ganen la vida sin necesidad de recurrir al Estado, entonces el Estado manda, controla, la libertad económica desaparece y la libertad política, también.

Mi querida y libre España.

MQETWFACE



Categorías:España, Libertad Económica, Libertad Política

Etiquetas:, , ,

1 respuesta

  1. La rémora que tiene España son las Atonomías.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: