España y una mujer

La historia de las naciones la hacen personas concretas, personas que en muchas ocasiones salvan la dignidad de su patria.

AnaMariaVidalAbarca

Hubo un tiempo y un país en el que una banda terrorista campó a sus anchas. En sus andanzas dejó cerca de 1.000 muertos y muchas más víctimas no mortales. Esa banda terrorista pudo llegar donde llegó, por la desidia, en muchas ocasiones, de los gobiernos de turno; por el complejo del mundo político, social y económico para enfrentarse al nacionalismo cultural y político; por la complicidad y el silencio de gran parte de la sociedad vasca y por el desinterés de la sociedad española en general.

En esos tiempos, años 70, 80 y buena parte de los 90, ser asesinado por ETA era casi una mancha. Las víctimas eran enterradas en el secreto, de forma vergonzante. Los muertos no recibían ningún honor ni reconocimiento por parte del Estado, cuando muchos de ellos fueros servidores públicos, ni de la sociedad. Sus familias no recibían ningún apoyo, ninguna muestra de solidaridad apenas, simplemente el consejo de que abandonaran las vascongadas. ¡Cómo si fueran culpables! A eso hay que añadir el escarnio que sufrieron desde muchas instituciones vascas, gobernadas por el nacionalismos, donde se homenajeaba a terroristas y cómplices.

Esa es la realidad de la historia reciente de España. España ni los españoles, siempre hubo excepciones, estuvieron a la altura de las circunstancias. Y desde luego la sociedad vascongada, con grandes excepciones que hay que reconocer, dio un testimonio lamentable de desidia y desinterés por el prójimo.

A finales de los año 90, con José María Aznar, la historia empezó a cambiar. La víctimas empezaron a tener reconocimiento social. Las autoridades empezaron a acercarse a ellas y atenderlas. Pero eso no hubiera sido posible si antes, desde comienzo de los 80, Ana María Vidal-Abarca, junto con Sonsoles Álvarez e Isabel O´Shea, no hubieran comenzado su labor en defensa de la víctimas con la Fundación de la Asociación de Víctimas del Terrorismo. Desde la cual brindaron apoyo médico, psicológico, jurídico a muchos víctimas del terrorismo tras sufrir su zarpazo. También empezaron un camino en defensa de la dignidad de las víctimas, de su memoria y en búsqueda de la justicia. Sí justicia, nunca venganza. Esta es otra de la característica propia de las grandes mujeres, nunca buscan la venganza.

Gracias a la labor Ana María fue posible empezar a ganar a ETA, fue posible concienciar a la sociedad española y fue posible que la actitud de los políticos ante el terrorismo fuera firme. Se lo debemos a ella y a otros muchos que siguiendo su ejemplo dijeron no, a la vergüenza, dijeron no a la cobardía, dijeron no al miedo. Gracias a labor de Ana María, entre otros, es posible que los españoles hoy, al mirar a la historia reciente de España, en un desierto de cobardía, abandonos, cuando no complicidad con el terrorismo, encontremos pequeños oasis de valentía, honor, dignidad y patriotismo. Sí, Ana María es una de esas personas que ha construido para bien la historia de España y hace que uno pueda mirar hacia atrás con orgullo al ver su labor.

Hoy son tiempos en que la memoria, la dignidad y la justicia de las víctimas vuelven a estar en entredicho. Los gobiernos de Zapatero y Rajoy han supuesto un retroceso importante en el camino iniciado por Ana María. Hoy se quiere reconstruir la historia como si no hubiera pasado nada, olvidando la memoria de las víctimas; hoy se les quiere comparar con otras víctimas o con sus asesinos, mancillando su dignidad; hoy tiene que seguir luchando para que se ha justicia, ante la pasividad de los poderes públicos. Es hoy cuando los brazos políticos de los terroristas gobiernan, de nuevo, en nuestras instituciones.

Por eso hoy, desde Mi querida España, queremos homenajear a Ana María Vida-Abarca, queremos: pedir a Dios que la acoja como Padre amoroso que es; darle las gracias por haber dignificado la historia de España y comprometernos a seguir la obra que ella inició: la defensa de la memoria, dignidad y justicia de la víctimas.

Descanse en paz.

Mi querida y agradecida España

MQE



Categorías:Terrorismo, Víctimas

Etiquetas:, ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: