El cachondeo de las banderitas en los ayuntamientos

España, el único país del mundo en el que ondean todo tipo de banderas en las casas consistoriales.

CIxlPW5WIAAhQ6F

A veces parecen tener razón quienes califican a España como de un país de pandereta. En algo sí se equivocan: suelen emplear el calificativo para la España del pasado, cuando su aplicación más certera es para la España de hoy en día.

En nuestro país, falto de seriedad institucional, donde aún casi nadie ha comprendido que lo público no es del gobernante de turno, si no de todos, está de moda que los ayuntamientos cuelguen banderas al capricho del alcalde. Que el alcalde es separatista, pues que retiren la bandera de España y cuelguen la “cubana” de los sepratistas catalanes. ¿Qué al alcalde le va el rollo gay? Pues a colgar la del arco iris, como en el Congreso. ¿Qué el alcalde se siente solidaria con Grecia y quiere hacer un gesto (que, eso sí, no le cueste dinero)? Pues colgamos la bandera griega, como en la foto de Zaragoza que ilustra estas líneas.

¿Cuál será la siguiente? ¿Por qué no la bandera del equipo local? ¿Y la ahora polémica confederada? ¿O mejor una pirata? ¿Y qué me dicen de una con el logo de Harley Davidson si el alcalde es motero declarado?

A propósito de las banderas arco iris, Enrique García-Máiquez escribía recientemente en el Diario de Cádiz lo siguiente:

Me pregunto si los fastos del Orgullo Gay no se están saliendo de madre, yéndoseles de las manos, sobreactuándose. Sopesémoslos desapasionadamente. ¿Qué otro movimiento cuelga banderas propias, particulares, en los ayuntamientos con tal profusión de emociones y autoparabienes (¿autobombo?) de los alcaldes? ¿No es una discriminación, aunque sea positiva? ¿No se niega así la normalización de la homosexualidad?

¿O no habría que celebrar, ya puestos, otras conmemoraciones igual, colgar cada semana la bandera que toque de los balcones de los ayuntamientos en un mástil ad hoc, un astil versátil, un “versastil”?

Y nosotros nos preguntamos: ¿tan difícil es entender que los espacios públicos, al ser de todos, están restringidos a lo que nos pertenece a todos y, por eso mismo, excluyen lo que es sólo gusto de algunos, por muchos que sean y aunque sean del gusto del alcalde?

En tu casa cuelgas lo que quieres, en la casa de todos lo que nos pertenece a todos. Una regla elemental, respetada en todo el mundo, que aquí nos pasamos por el forro.

Mi querida y abanderada España

MQE



Categorías:España, Homosexualismo, Podemos

Etiquetas:, , , ,

1 respuesta

  1. En mis tiempos se decía que estaba más contento que un bobo cun una tiza.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: