Y aztecas e incas ¿cuándo van a pedir perdón?

El grado de atrocidad y crueldad alcanzado por los indígenas americanos antes de 1492 halla escasos precedentes en la historia de la Humanidad.

CJ3VfZsW8AA3AK-

Ahora que el Papa pide perdón por los crímenes que se pudieron cometer durante la evangelización de América por parte de los españoles (pues claro que se cometieron crímenes, lo que no puede ocultar la magna y positiva tarea realizada), Luis Antequera nos ofrece una interesante reflexión:

“Pedir perdón es un ejercicio muy saludable, que además de mejorar la relación entre las personas, acostumbra a producir en el propio individuo que lo hace un relax, un confort difícilmente explicable y muy satisfactorio.

El Papa ha pedido perdón “no sólo por las ofensas de la propia Iglesia sino por los crímenes contra los pueblos originarios durante la llamada conquista de América”. No es el primero que lo hace. Ese papa llamado San Juan Pablo II, ya lo había hecho por lo menos una vez, el 22 de noviembre de 2001 en su exhortación apostólica postsinodal “Ecclaesia in Oceania” por los abusos de los misioneros contra los pueblos indígenas.

Ahora bien, estas peticiones de perdón, como vemos incluso reincidentes, procedentes de determinadas instancias e instituciones y no acompañadas nunca por las que deberían proceder de otras instancias e instituciones, -una consecuencia más de eso que en su día ya dimos en llamar la asimetría que impera en el discurso del s. XXI (puede Vd. pinchar aquí si le interesa saber a qué nos referíamos)-, tienen un efecto perverso e indeseable, cual es el de distorsionar la historia hasta grados inadmisibles, reduciéndola a un relato infumable de agresores y de víctimas, de buenos y de malos, que no se corresponde con la verdad histórica.

El de la evangelización americana es un caso de libro. El “Manual de Historia para neoprogresistas”, también conocido como “Aprenda historia en menos tiempo que Zapatero economía” pone toda la carne en el asador para presentarnos una sociedad americana prehispánica idílica, mágica, paradisíaca, donde unos indígenas barbilampiños e inocentes, bondadosos hasta la ingenuidad, unidos en un común interés de convivencia y bonhomía, ven de repente truncada su existencia por la irrupción en el paraíso construido con gran esfuerzo durante siglos, de unos extranjeros barbados y ambiciosos, malvados hasta el extremo, armados de unas espadas y con ellas, unas cruces que son, en realidad, la peor de las armas, porque no tienen otra finalidad que ocultar el filo de las espadas.

Pues bien, la realidad americana pre-evangelización, vale decir pre-hispánica, no es que sea peor que la realidad americana de la evangelización o hispánica… ¡es que es infinitamente peor! El grado de atrocidad y crueldad alcanzado por los indígenas americanos antes de 1492, y aún después mientras pudieron, halla escasos precedentes en la historia de la Humanidad.

Más allá de la rudimentarísima cultura de las distintas tribus americanas -sólo a modo de ejemplo, en ningún lugar de América se conocía la rueda, de leer y escribir ni hablamos-, las tribus americanas prehispánicas practicaban con inusitada afición la antropofagia, mientras los dioses americanos precristianos se alimentaban de la sangre no sólo de los prisioneros en tiempos de guerra, lo que ya estaría suficientemente mal, sino de la de las más hermosas doncellas de la propia tribu en tiempos de paz.

La belicosidad de las distintas comunidades americanas prehispánicas alcanzaba cotas inimaginadas, y la guerra no conocía leyes, culminando cada batalla en las peores carnicerías imaginables. A los efectos, no está de más recordar que junto al genio militar de los grandes generales españoles que fueron Cortés y Pizarro, ninguno de los dos habría podido realizar la gesta que inscribe su nombre en la historia de no haber sido por la ayuda, el primero, de los tlasclatecas, que alguna deuda pendiente se traían con los aztecas, y por la existencia previa a su llegada, el segundo, de una guerra civil entre dos hermanos.

Llegada la hora de pedir perdón, a lo mejor era oportuno que también los indios americanos se pidan perdón los unos a los otros por las terribles atrocidades que llevaban siglos cometiendo entre sí y que aún hoy seguirían cometiendo con toda seguridad de no ser por la llegada un buen día del año 1492 de unos barbudos personajes provenientes de allende. Y de paso, por el mucho mal que tantos de ellos infligieron a bienintencionados y voluntariosos misioneros, que sólo vieron en la aventura americana la oportunidad de ganar nuevas voluntades para Cristo mientras al mismo tiempo, enseñaban a un pueblo absolutamente primitivo y rudimentario las bases de la civilización que hace posible el bienestar y la convivencia y fundaban ciudades y universidades, muchos de los cuales acabaron crucificados, empalados, descuartizados, cuando no digeridos en los estómagos de los bonhomínicos y candorosos indígenas supuestamente incapaces de todo mal.

Podemos optar por esto, es decir, porque cada uno pida perdón por las faltas de sus supuestos ancestros… bueno, es una solución. Podemos optar también porque nadie pida perdón por las faltas que cometieron personas con las que solo nos une un árbol genealógico (y a veces ni eso) y nos dediquemos a aceptar la historia, a olvidar las ofensas que hicieron otros que no somos nosotros y a mirar para adelante. Personalmente, me gusta mucho más. Pero que pidan perdón los de siempre y no lo pidan los de nunca, esa no es la solución. Sólo agrava el problema… ¡si es que tal existe o no lo estamos creando a base de pedir tanto perdón!

Mi querida y liberadora España

MQE



Categorías:Hispanoamérica, Iglesia

Etiquetas:, , , , , , , , ,

3 respuestas

  1. Eso de que los pueblos americanos tomaron conciencia de los que los exprimían y alcanzaron la independencia es una tontería. Los que consiguieron independizarse de España fueron los que de verdad exprimían a los indios para seguir sometiendolos. Hay que señalar que mientras los indios de USA fueron exterminados o recluidos en reservas, los del sur se mezclaron con los españoles y siguen siendo mayoría en varios países, pero aquí nos tragamos la leyenda negra sin hacerle ningún asco. ¿Por qué seremos así los españoles?

    Me gusta

  2. Benedicto XVI también habló de ello, y lo hizo con mucho más tacto. También san Juan Pablo II lo hizo mejor. La manera en que ha pedido perdón el Papa Francisco sólo contribuye a fomentar la Leyenda Negra, y, como dice el artículo, a hacer creer a la gente (que es muy ignorante en su mayoría) toda clase de mentiras, alentadas también por los medios de comunicación anticatólicos que son la mayoría. Tiene razón el anterior comentarista, no debería hablarse de las sombras sin poner de relieve las luces, que fueron muchas.

    Me gusta

  3. Gran artículo. A veces nos entra el complejo de la labor que se hizo en hispanoamérica. Toda obra humana tiene fallos, nadie es perfecto. Pero la evangelización de América si algo tiene es que las luces son mucho mayores que las sombras. No seré yo quién critique que se pida perdón por algo mal hecho, me parece cristiano. Pero en la línea del artículo pediría que se haga de tal modo que se ponga en valor, a su vez, la gran cantidad de luces que se realizaron.
    Que el resto pidan perdón, me da igual, fuera del ámbito católico no se comprende el perdón, luego es difícil que lo pidan.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: