El chip misterioso

Hay una chip misterioso que convierte el amor por un bebe abandonado, en indiferencia por un bebe en el seno materno.

guardia-civil-bebe

El pasado miércoles España se estremecía ante la noticia del rescate de un bebé recién nacido, de menos de diez días, de un contenedor. Una pareja de la Guardia Civil acudió ante la llamada de un vecino que escuchaba llantos, que parecían de un niño, dentro de un contenedor. La llamada fue providencial, porque como relataba uno de los guardias civiles, durante la búsqueda el niño dejó de llorar, síntoma de agotamiento y de que se quedaba sin vida. Este hecho, además, dificultó la localización el bebé que estaba dentro de un bolsa de basura y, a su vez, dentro de una bolsa de deportes. Gracias a Dios el rescate fue posible y el bebé fue llevado a un centro médico.

Como es natural, todas las reacciones ante este hecho han sido de alegría, por el rescate del niño y la salvación de su vida, de estupor, ¿cómo unos padres pueden realizar un acto así? y de indignación, se exigía la captura de los padres y su enjuiciamiento por el acto criminal realizado. Ayer se produjo la detención de la madre.

Una cuestión que no se aborda en suficiente profundidad al tratar estos hechos es la que versa sobre el tipo de sociedad que estamos creando y ,en la cual estos, comportamientos cada vez son más comunes. Sin embargo, en Mi querida España no queremos tratar, hoy, este aspecto sino otro relacionado.

Decíamos que las reacciones, en los comentaristas de los medios de comunicación y en la sociedad, antes este hecho, se caracterizaban por la indignación, la alegría y la exigencia de responsabilidades a los padres. Estamos hablando de un niño, de no más de 10 días, al que sus padres condenaban a la muerte, si no llegar a ser por la actuación de un vecino y la guardia civil.  Sin embargo, esas mismas personas ante el aborto, es decir, ante la condena a muerte de un bebe, que simplemente podría tener 60 días menos, el protagonista de este rescate, cambian su actitud. La indignación por el ataque a una vida, se convierte en la reivindicación de un supuesto a derecho a decidir de las madres; la alegría por la salvación de una vida, se vuelve indiferencia ante la condena a muerte del no nacido; y la exigencia de responsabilidades a los padres se transforma en una exigencia de impunidad.

Uno de los Guardias Civiles contaba la emoción sentida al sacar el bracito del bebé, que había dejado de llorar, de la bolsa de deporte. Una imagen igual, que todos hemos visto muchas veces, inmortalizó un médico en una intervención intrauterina, sin embargo, no sabemos por qué, la sociedad ante esta imagen no reacciona con la misma emoción.

fetotocandomano

¿Por qué una reacción tan distinta? ¿Qué chip misterioso provoca esta diferente reacción ante la defensa de la vida de un recién nacida y de un bebé en proceso de nacer? En Mi querida España sabemos que a muchos les agota este debate, que quieren pasar página, nosotros no. Desde Mi querida España aspiramos a poder desconectar ese chip misterioso para que España vuelva a ser lo que siempre fue el paraíso de la vida, la esperanza y la alegría.

Mi querida y provida España.

MQE



Categorías:Aborto, Defensa de la Vida

Etiquetas:, ,

2 respuestas

  1. Ese chip misterioso se le ha implantado a la sociedad española por obra de la ideología de género que presentada como el no va más del progreso ha sido gestionado por unos gobernantes perversos y cobardes. No olvidemos que la gran propaganda del aborto está promocionada por la ONU, un tinglado infecto de “expertos”, laboratorios, lobys gays y seduce tes científicos que siguen con la matraca del exceso de población y el calentamiento global.

    Me gusta

    • Acertada respuesta. Lo malo es que la sociedad actual en su mayoría ignora que Dios Creador puso -y pone- en el alma de todo hombre un don excelso: la Ley natural, que en los MEJORES desarrolla santidad de vida, cualquiera que sea su conocimiento de la Divinidad. Y quien la observa y la reconoce como venida del Ser supremo, de Dios, está unido al Dios verdadero. Por tanto lo guía el Espíritu.

      Y todos esos gobernantes que se mofan de Dios y tan mal ejemplo dan, me recuerdan el refrán que me enseño mi abuela cuando era pequeño: “Quién al Cielo escupe, a la cara le cae… todo es cuestión de tiempo”.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: