La primera presidenta vasquista de Navarra se sabe sociológicamente en minoría, ¿y en UPN/PP, lo saben?

Uxue_Barkos

 

Desde sus tiempos como presentadora del teleberri de ETB, Uxue Barkos es la cara amable del abertzalismo en Navarra (decimos abertzale por no decir nacionalista, independentista o anexionista). Esta mujer de tono amable, con un indudable carisma y muy luchadora, que se ha enfrentado al cáncer con gran entereza sin dejar su trabajo como diputada en el Congreso, se va a convertir en la primera persona vasquista en ocupar la presidencia de la Comunidad Foral. Hasta ahora habíamos tenido incluso un presidente navarro en el País Vasco (Carlos Garaikoetxea), pero nunca un abertzale había ocupado la presidencia de Navarra, en la que se han venido sucediendo Jaime Ignacio del Burgo y Juan Manuel Arza (UCD/PP), los corruptos Gabriel Urralburu y Javier Otano (PSOE-PSN), Juan Cruz Alli, Miguel Sanz y Yolanda Barcina (UPN).

Barkos encabeza un gobierno fruto del acuerdo entre independentistas vascos (su Geroa Bai, constituida alrededor del minúsculo PNV navarro, y la coalición EH Bildu fundamentada sobre la escisión peneuvista EA y las diferentes sucesiones de Herri Batasuna, el brazo político de ETA) y neo-comunistas de IU (Ezkerra), Podemos y otras agrupaciones de extrema izquierda que han desplazado a la lista más votada que era la de UPN liderada por su candidato Javier Esparza. Al final tanto va el cántaro a la fuente que se acaba rompiendo, y tras dos mayorías absolutas in extremis del foralismo/constitucionalismo sumadas gracias al Partido Socialista de Navarra, la Comunidad Foral ha caído.

La nueva presidenta, como reconocía hace dos años en una entrevista en La Contra de La Vanguardia, sabe bien que la ideología nacionalista vasca e izquierdista de su gobierno no es la mayoritaria en Navarra: “la mayoría de los navarros es derechista y yo soy progresista, la mayoría de los navarros es españolista y yo soy abertzale”, “un abertzale sueña con un hermanamiento de los siete territorios euskaldunes: las tres provincias vascas de España (Euskadi), las tres de Francia (Iparralde)… y Navarra (…) y esa fraternidad consistiría en crear una entidad política común, una entidad con capacidades de Estado (…) la mayoría de los navarros dice que no, se sienten navarros… y españoles”.

Barkos hace un ejercicio de honestidad poco frecuente entre sus correligionarios, que lejos de tranquilizarnos a los navarros que queremos seguir siendo lo que somos y hemos sido siempre, nos debe hacer reaccionar pues supone el racional análisis de partida de un gobierno que acelerará las políticas de ingeniería social e identitaria para que Navarra se convierta en la muleta del separatismo vasco.

Y decimos acelerará pues, como en el conjunto de España con el PP, en Navarra UPN ha intentado por la vía de la concesión atraerse al nacionalismo hacia la senda del proyecto común español. Esfuerzo en balde, pues el discurso de investidura de Barkos, si bien ha empezado reconociendo de nuevo su punto de partida, ha reprochado a los foralistas navarros una supuesta política de negación de la cultura vasca en la Comunidad Foral.

Y lo cierto es que lo vasco es parte de la identidad de Navarra, sobre todo en determinadas zonas del norte limítrofes con Guipúzcoa. Como innegable es que incluso una parte de sus habitantes que se sienten sin problemas vasco-navarros y españoles a la vez. Sin embargo, casos como el de Tafalla, en que EH Bildu ha ganado las últimas elecciones municipales evidencia las erráticas políticas de UPN/PP/CDN para extender el euskera a toda Navarra, empezando por un impecable bilingüísmo en calles y administración pública que, por ejemplo, no es el que practica el independentismo en Cataluña. ¿Cómo es posible que entre las nuevas generaciones el nacionalismo vasco sea emergente si no por la renuncia del campo educativo? Y es que de nuevo es la cultura, estúpido centro-derecha.

Por su parte, el amodorramiento social de décadas de la otrora derecha tradicionalista navarra, el abandono de la calle (tomada ocasionalmente en la época de ZP) y la renuncia a buscarse problemas (no olvidemos que ETA ha actuado en Navarra durante todo este tiempo) son también culpables del nuevo ciclo que se cierne sobre la Comunidad Foral.

A ver si por lo menos en Navarra aprenden la lección, porque aunque parezca que sea ya demasiado tarde, no hay que desesperar: Osasuna se ha salvado de desaparecer con un gol en el minuto 91, y en el Viejo Reyno todavía queda partido.

Mi querida y navarra España.

 



Categorías:Sin categoría

3 respuestas

  1. Es la gran ceguera del PP y el PSOE. ¿Cómo es posible que hayan llegado al poder estos personajes?

    Me gusta

  2. Aún recuerdo cuando fuí a mi pueblo y pasé por Sangüesa, y leí en un cartel Zangotza, me pensaba que era una indicación de Zaragoza. ¿Como era aquello de barcos y honra? Pues eso, UPN y PP.

    Me gusta

  3. Realmente lo de la “derecha” política en España no tiene nombre. En todos los lugares donde ha gobernado a abandonado la educación y la ha dejado en manos de la izquierda o nacionalistas. Así nos luce el pelo. Es un drama, que me temo, con estos partidos, UPN y PP no tiene remedio. Serán necesarios nuevos actores políticos sin complejos. La duda es si surgirán.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: