El debate que viene

The Economist, buque insignia del nuevo orden mundial, quiere la eutanasia.

TheEconomist

Nos lo cuenta Jorge Soley en su blog Archipiélago Ortodoxia. The Economist, uno de esos medios de comunicación al servicio del Nuevo Orden Mundial, empieza una campaña a favor de la legalización de la Eutanasia. Sí, ya está aquí el debate y no podía se de otra manera, la anti-cultura de la muerte tiene su propia coherencia interna. Si se comienza rebajando la sexualidad a mero placer físico es lógico que se caiga en la infidelidad y el desprecio a la indisolubilidad del matrimonio. Si la sexualidad es sólo para el placer, desde esa lógica perversa, es necesario promover la anticoncepción y el aborto para impedir la procreación. Si una sociedad acepta convertirse en juez de quien puede nacer o no, eso es lo que es el aborto, lógicamente se querrá convertir en juez de quien debe morir o no, eso es la eutanasia. Esta lógica perversa se cumple irremediablemente.

Hace unos días publicábamos las opiniones sobre la eutanasia a un experto holandés, Theo Boer, miembro durante nueve años de la Comisión de control holandesa para vigilar la ejecución de la ley que legalizaba la eutanasia. En ese artículo avisábamos de que este debate llegaría y ya lo tenemos aquí.

Dos reflexiones surgen a raíz de esta noticia. En primer lugar, ¿de dónde nace este empeño por promover la muerte en la sociedad moderna? Cuando se habla del aborto muchos recurren a los beneficios económicos que su práctica proporciona, y es verdad. Cuando se habla de eutanasia se recurre al sentimentalismo (impedir que alguien lleva una vida “indigna”) o a argumentos economicistas (los enfermos terminales son caros). En Mi querida España no negamos que esta causas expliquen en parte este afán moderno por la muerte. Sin embargo, se nos quedan cortas estas explicaciones. Esta afición por la muerte remite, sin duda alguna, al misterio de iniquidad y al príncipe de la mentira.

En segundo lugar, esta noticia constata que el mal no ceja. La única formar de parar y reducir el mal es luchar contra él. En las sociedades modernas, cada vez más, los hombre de bien aspiran a una vida tranquila, a la posibilidad de una convivencia con el mal, en el que éste no les atacará ni seguirá avanzando. Pero lamentablemente esa paz sólo se da en los cementerios. En la sociedad, o se combate el mal o avanzará. La tranquilidad es para la vida eterna.

Por eso la cuestión en relación con este debate que viene y otros que están presentes es si, los españoles, vamos a hacer algo por impedir que nos impongan una nueva atrocidad. Si vamos a dar la batalla. Y visto el origen del que nace la anti-cultura de la muerte hay que ser conscientes de que se trata de una batalla no sólo intelectual y moral, sino también espiritual.

Mi querida y batalladora España.

MQE



Categorías:Eutanasia

Etiquetas:, ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: