Jorge Bustos y la izquierda cavernícola

Cuando uno se pelea contra el paso del tiempo gana el paso del tiempo, como acredita el rostro de Meg Ryan

Uno de los círculos de Podemos.

Uno de los círculos de Podemos.

Jorge Bustos es una de las plumas más finas y penetrantes del periodismo actual. En su última columna en el diario El Mundo, Alcaldes de Altamira, nos da claves para entender lo que está ocurriendo con el desembarco de las hordas podemitas en los ayuntamientos españoles.

Escribe Bustos:

“Enternece que se les llame nueva izquierda cuando sus primeros dos meses de poder los retrotrae aproximadamente al estadio magdaleniense de la evolución, cuando nos empoderábamos pintando bisontes en el techo de Altamira. Y no nos referimos ahora a lo rupestre de su indumentaria (aunque al parecer Kichi se ha comprado ya su primer traje, y no sé por qué el Ibex no ha repuntado de gozo celebrándolo), ni al escaso refinamiento de su protocolo y dicción, ni a que se muevan en bici, lo que no deja de ser un alarde tecnológico respecto de la mula; sino al hecho entrañable de que los Kichi, Colau, Carmena, Ferreiro o Ribó se empeñen en gobernar en un plano puramente simbólico, altamirano, infantil. Una cabecita real en una caja, un consistorio que abre su balcón al pueblo, unas pellas traviesas en la misa del patrón, un callejero por renombrar.

Si la derecha descuida o ignora el principio empático del genuino liderazgo, nuestro populismo zurdo sustituye directamente la gestión por el gesto, el futuro por la nostalgia, la representación por el revanchismo y -pronto- el equilibrio presupuestario por el regadío ideológico.

[…]

La utopía está en la naturaleza de la izquierda, y de su forcejeo con la realidad heredada y perfectible puede beneficiarse el progreso humano. Pero esta izquierda altamirana no es utópica sino ucrónica: se figura que ha llegado al poder en 1975 y que tiene que desandar el calendario hasta 1931. Cuando uno se pelea contra el paso del tiempo gana el paso del tiempo, como acredita el rostro de Meg Ryan; lo peor es que en el proceso comprometes la dignidad propia y la vergüenza ajena.”

Mi querida y cavernícola España

MQETWFACE



Categorías:Izquierda, Izquierda radical, Podemos, Populismo

Etiquetas:, , ,

4 respuestas

  1. Se os va la olla, tanto a los que patinan demasiado a la izquierda como a los que patináis tantísimo a la derecha. Evidentemente, hablando de homínidos poco evolucionados, incapaces de realizar abstracciones de sus instintos o reacciones puramente emocionales, el autor debe aprender a controlar sus instintos más primarios para que su discurso no parezca un encadenamiento elegante de hungas hungas. El artículo no llega ni a juicio de valor, llega a hunga-hunga.

    Me gusta

    • Un poco de sentido del humor nunca viene mal, tampoco para los que estáis tanto tantísimo en “el centro” siempre tan políticamente correcto.

      Me gusta

      • Si que hay que tomarse con humor eso de “tanto tantísimo en el centro”, ya que es una exageración surrealista….. está la gente con ideas más de izquierdas aunque valore ideas de derechas, la gente con ideas más derechas que valora ciertos principios esenciales de izquierdas, gente que valora ciertas ideas de izquierda y ciertas ideas de derechas…. y a partir de ahí, fuera de ese enorme círculo, están los radicales tanto de izquierda como de derecha, incapaces de no pensar en términos de enemigos tribales. (como casualmente hemos visto hace dos días en esta campaña electoral )

        A ver cuando se democratiza de forma más participativa el estado y no tenemos que acabar votando a chorizos de derecha que, a parte de robar y mentir compulsivamente, intentan retrotraernos a tiempos de leyes de vagos y maleantes junto con dar un barniz a otras leyes civiles con un trasfondo eclesial con tufazo casi a medievo… ni tampoco tenemos que votar a partidos que acaben nacionalizando a medio ibex 35 y nos lleven también al medievo. Pero claro, con esta mierda de sistema democrático votemos al partido que votemos siempre estamos votando alguna basura integral que va de serie, con lo que la sociedad, empezando por la prensa, se polariza. Y entonces sólo asistimos a una competición apestosa de acusaciones en la que todos intentan demostrar qué partido es más mierdoso y que ellos son los menos mierdosos.

        Lo podemos llamar centrísimo si quieres, pero en mi opinión es un poco de dignidad por nosotros mismos.

        Me gusta

  2. Está bien el artículo. Hay que preguntarse la razón de qu aparezcan estos cavernícolas, a mi parecer crecieron y se desarrollaron como bacterias en los charco pestilentes de la corrupción política, nadie hizo nada por limpiar rápidamente la basura y en ella se produjo el crecimiento de esta infección.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: