Un año después de destaparse el gran engaño de Jordi Pujol

cartellcedoc_2935

Desconozco si todavía hoy, y pese a que los transportes metropolitanos dependen de los ayuntamientos, los niñatos que se cuelan en el metro acompañan su gesto con un chulesco “que pague Pujol”. Hace años así era, en lugar de nombrar a los alcaldes Maragall, Clos o Hereu, o -ya puestos con la ignorancia competencial- citar a los entonces presidentes Maragall y Montilla. Y por lo visto no iban tan mal encaminados puesto que el ya ex Molt Honorable tampoco pagaba lo que por ley -y en muchos casos su ley- le tocaba (ara no toca, ¿recuerdas?).

“Soy un nacionalista no-independentista (una especie de regionalista venido a más) de centro-derecha al que siempre podéis dar vuestro voto útil. Sí, sí, vale, seremos durante un tiempo españoles también, pero os aseguro que lo podemos ser defendiendo las cosas de casa como nunca harán los de fuera; porque seré lo suficientemente zorro como para que el gobierno central, ya sea del PSOE o del PP, dependa de mí. Y, con el tiempo, haré que hasta el Rey de España (en su calidad de Conde de Barcelona, claro) acabe siendo lo que la reina Isabel II en la Commonwealth: el protagonista de una folclórica visita cada 15 años.

Entiendo por los de fuera a todos aquellos que no creen que Cataluña sea una nación anómala dentro de este estado artificial al que llaman España y del que habrá que escapar para alcanzar nuestra plenitud nacional como pueblo en cuanto sea posible. Es decir, como siempre hemos tenido problemas de demografía y no podríamos subsistir nacionalmente solos, nos vimos obligados a aceptar desde buen principio que un trasladado (perdón, Marta dice inmigrante) de Dos Hermanas fuera catalán sin problemas, siempre que se sumara a el procés. Sí, sí, porque el procés no empezó con las consultas de fin de semana ni tras la manifestación del 11-S del 2012, ni siquiera tras la sentencia del Nou Estatut, si no desde el mismo momento en que llegué a la presidencia en 1980; que era la misma época en que me “encontraba” con la herencia de mi padre en Andorra.

Decía que ser charnego no es problema si te sumas a la causa y así yo te doy el carnet de buen catalán, como ahora hacemos con los marroquíes que Àngel Colom recluta a base de subvención al canto (Colom era mi chico gamberrete de ERC, cuando yo era el President, al que siempre le decía que aun no tocaba nada de independencias). Por contra, se mire como se mire, todos esos que además de catalanes se sienten sinceramente españoles y lo manifiestan más alto de lo normal, no serán nunca unos buenos catalanes por mucho que tengan a los cuatro abuelos nacidos aquí.

¿Qué hacéis votando a ese engendro de ex franquistas sucursalistas de la UCD que nos hace la competencia y han traído al estirado de Tarradellas; o a esa Alianza Popular que, ni siquiera teniendo dentro a la patronal Foment del Treball ni a media directiva del Barça nuñista empezando por Juan Gaspart, será nunca tan de aquí como yo; o a ese ya PP de mi Pepito Grillo particular Vidal-Quadras (el único que me cantaba las cuarenta ya en los noventa), cuando no de esos hermanos Fernández que -hasta que empezaron a filtrar desde el Ministerio del Interior sobre las cuentas de la familia- siempre me acababan salvando el trasero por orden directa de Aznar?

Si no queréis que los comunistas del PSUC os dejen sin hortet ni que los pijos de la Bonanova, esa gauche divine del PSC, nos lleven al desorden, tenéis que darme vuestro voto. Los chicos ya va bien que vayan votando a Esquerra (es que en mi casa, Papa Florenci, ponía la foto de Macià y no la de Cambó). ¡Pujol o el caos! Además, ¿es que acaso no fui el español del año en ABC ni llevé, algún lejano 12 de Octubre, flores al monumento de Colón en las Ramblas para afirmar que, por supuesto, que la catalanidad es hispanidad?

Necesito tu voto no-independentista (ni tan siquiera nacionalista) para reconstruir la nación y cortar los lazos con España. Para reescribrir la historia porque: ¿qué coño es eso de la UDEF, digo, de la Marca Hispánica? Guifré fue nuestro primer rey, como nos hemos encargado de dejar clarito en su supuesta tumba de Ripoll, y Fernando el Católico fue el primer botifler casándose con esa castellanota de Isabel. Felipe V nos invadió y disparaba contra Rafael de Casanova en un cuadro de pega que ponemos en todos los libros de texto. De la Guerra de la… Independencia (de Francia) esa de Napoleón, el 2 de Mayo, Gerona Inmortal, el Bruch, no me acuerdo. De Franco, que me metió en la cárcel en su patoso afán por crear mitos ya iniciado con Companys, solo me interesaron aquellos alcaldes suyos que se pasaron del Movimiento Nacional (español) al catalán. Aquel general no se portó muy bien con la lengua, pero nos dejó fer negoci, y ahí mi padre y yo empezamos a marranear con Banca Catalana.

Venga va, que os haré una tele y al principio os daré Dallas en catalán, so pendones, pero ya os iré advirtiendo -tan sibilinamente que ni lo notaréis- de lo antipático que es el Estado Español en cada nuevo programa que emitamos. Y como por la meseta hay mucho cazurro, me lo pondrán en bandeja.

Os regaré de dinero, sociedad civil catalana (y me quedaré un pellizquito per “la canalla”) para que todos reméis hacia la causa. Mientras mi clan saca el dinero de aquí, a vosotros os asfixiaré a impuestos, pero será por Cataluña, para crear las estructuras de Estado y porque una nación con estado propio es la herencia que le quiero dejar a mi hijo Oriol como regalo de aniversario para el 2014.

Pero ha llegado el año mágico del Tricentenario, en mi partido la impaciencia ha matado al gato e Hispania no paga a traidores. Ahora todos en Convergencia (empezando por mi heredero-puente Artur Mas) y hasta en el oasis se hacen los sorprendidos. La verdad es que en CiU ya hemos quedado en que hagan ver que están indignados para que mi invento sobreviva; pero los demás, medios de comunicación y resto de partidos clásicos, sois un atajo de hipócritas porque sabíais perfectamente lo que pasaba. Entre trapicheo y trapicheo, bien que os regaba de subvenciones y comisiones. Hasta hacíamos negocietes juntos, como mi Prenafeta y mi Alavedra con el Bartu en Santaco. ¿Es que no quedamos con el PSC que para ellos el Baix? Y es que todo iba bien hasta que ese vecino eixelebrat de Maragall que tenía en la Plaza de Sant Jaume y que acabó quedándose mi palacio lo destapó todo… ¡Ese cobi con bigote, entre el Estatut y el 3%, es el culpable de todo lo que está pasando! Con lo bien que se vivía contra España, que no sin España…
Creo que estoy confundiendo cosas, mezclo fechas y no sé si hablo en pasado, presente o futuro, pero que sepas que todo lo he hecho también con tu moderado voto útil de centro-derecha no independentista.” (Y esto lo podría firmar Jordi Pujol i Soley).

La primera gran estafa que cometió Jordi Pujol fue con cientos de miles de catalanes que no eran independentistas, ni tan siquiera nacionalistas, y que dieron su voto a CiU durante años. Pujol no lo utilizó para recuperar una Cataluña que pusiera su lengua propia al mismo nivel que la común, o sus instituciones históricas al servicio del ciudadano para una mejor gestión administrativa dentro de su autonomía, si no para poder ir desespañolizando Cataluña poco a poco (y desespañolizar no es quitar calles franquistas si no, por ejemplo, silenciar a Balmes, Verdaguer, Pla y tantos de nuestros grandes que siempre catalanizaron españolizando y a la inversa, puesto que España es mucho más que Castilla).

Desespañolizar -por mucho patán Wert que citen- es incidir más en lo que nos separa que en lo que nos une. Pujol, también en esto, decía una cosa pero hacía otra porque, desde la famosa Diada de hace dos años, nos hemos convencido ya del todo de que no hay nada casual porque todo es causa de su acción de gobierno. Hay más factores por los que se ha organizado todo este lío de el procés (y en el blog venimos hablando de la culpa del PSC y de las omisiones históricas del centralismo o de los errores atávicos de la derecha española), claro que sí, pero el campo lo abonaron sus más de dos décadas al frente de la Generalitat con ese estilo tan propio. El tripartito fue su heredero a la izquierda y un peor gobierno aun más de izquierdas será el legado que nos dejará.

La segunda estafa del ex Molt Honorable fue la de presentarse como un católico, conservador y tradicional padre de familia. Pujol fue un montserratí que tuvo la osadía de criticar al Papa Juan Pablo II por no plegarse a sus pretensiones de una Iglesia al servicio de la causa nacional. Para él la Iglesia y la religión han sido siempre instrumentos al servicio de la reconstrucción nacional; como la lengua lo era para separar del resto de España y anexionar a Valencia y Baleares (y ya vemos como ha salido la jugada más allá del Ebro y en Ses Illes…).

La Cataluña que -en palabras de Torras i Bages- sería cristiana o no sería es hoy con mucha diferencia la CCAA más secularizada de España. Eso sí, sacamos a millones de feligreses a las calles para darse las manos, mientras repican en los campanarios de todas esas Iglesias en las que cuelga la estelada. En ese sentido, al menos habrá que reconocerle que un hipotético futuro gobierno neo-faiero-psuquero-esquerrà de CUP, Iniciativa, Podemos y ERC (que con sus políticas educativas, CiU, tanto ha contribuido en propiciar) ya no se quemarán los templos, pues estos siempre servirán para colgar unas enormes esteladas con estrella roja.

La tercera estafa ha sido la de presentarse como un social-demócrata (a la sueca) en lo económico. Cortó la cuatribarrada cinta en numerosas escuelas, hospitales y carreteras a razón de un 3% (i una mica més) en comisiones de las empresas constructoras; jugó al paternalismo socialista y montó un entramado de subvenciones y subsidios para comprar a la históricamente tan viva sociedad civil con el fin de que todo dependiera y pasara por la Generalitat. Y lo hizo todo con nuestro dinero pero sin el suyo (esa es la gracia de ser de izquierdas) que se lo llevaba a Andorra.

Un nada despreciable número de catalanes que se sumó súbitamente a la ola separatista como rechazo a una supuesta España corrupta y casposa, ha empezado a bajarse del carro al ver que ni somos tan diferentes ni tenemos salvación separados.

Porque es el gran padre de la patria, el referente moral y el gran Ubú quien ha caído. El mismo que últimamente presumía de que sus convergentes (siempre tan anti-cambonianos ellos) habían preferido finalmente ser los Bolívares de Cataluña antes que los Bismarks de España. Ahora todos ya sabemos que no llegaban ni a Maciàs, y que nunca pasaron de ser unos vulgares Serrallongas.

Mi querida y engañada España



Categorías:Cataluña, CDC

Etiquetas:,

1 respuesta

  1. Despues de verse impune ante el escándalo de Banca Catalana el padre del nazi-onalismo catalibán moderno se siguió dedicando a lo que mejor sabe hacer, robar, envuelto en el trapo separatista él y muchos de sus secuaces se dedicaron a echarle la culpa a Madrid, “Madrid nos roba”, que ilusos o cobardes nuestros gobernantes que nunca se han enfrentado a los desmanes del “Molt Honorable” hasta hace cuatro días, que nunca le han parado los pies ante el robo a todos los catalanes de su historia, sustituida por una histeria muy alejada de la realidad, hoy día sus hijos políticos y acaudalados como el siguen con la misma política, inculcando odio a España, esa que les roba y sintiendose nación, cosa que nunca han sido, ni en sus sueños delirantes.

    El Estado no les entregó tanques ni aviones pero les entregó la mejor arma: “La Educación”

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: