Azaña sobre la manía podemita de renombrarlo todo

Parece que los vicios de la izquierda española vienen de antiguo

  
El diagnóstico es claro: falta de sentido de la historia, sectarismo insolidario, pretensión de hacer tabula rasa y locura utopista. Una enfermedad que raya en el ridículo pero que incapacita para construir un país en el que todos los españoles podamos convivir sin cainismos.

Mi querida y callejera España

  



Categorías:Memoria Histórica, Podemos, Populismo

Etiquetas:

1 respuesta

  1. En Oropesa (Toledo), desde hace años en las placas de las calles ponen los tres últimos nombres con que se designaron, lo que corrobora lo comentado y refleja el poco sentido histórico y las fobias de los responsables de las alcaldías.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: