¿El Constitucional?

La reforma del tribunal constitucional parece un “echar balones fuera” del gobierno.

Tribunal constitucional

El gobierno va a reformar el Tribunal Constitucional. La reforma consiste en otorgar al tribunal la capacidad de imponer a Mas, o a cualquier otro funcionario o gobernante, una multa que oscila entre los 3.000 y los 30.000 euros y, además, tendría potestad de quitarle de su puesto en caso de que no acate sus decisiones.

El presidente ha dicho: “Mientras yo sea presidente garantizo que la ley se va a respetar. España no se va a romper, como pretenden algunos”. Parece que, con esta reforma, pretende demostrar que va en serio. Xabier García Albiol, flamante candidato del PP y quién presento la propuesta de reforma, declaró en la misma línea “La broma se ha acabado”.

En Mi querida España tenemos serias dudas de que la broma se haya acabado. En primer lugar porque la ley y las sentencias judiciales llevan muchos años incumpliéndose en Cataluña. Incumplimiento provocado, no porque el Estado no tuviera instrumentos para exigirlo (ahí está el Código Penal, ahí esta la ley de Estabilidad Presupuestaría e incluso el art. 155 de la Constitución). El incumplimiento se ha debido a la dejación de funciones, cuando no complicidad, de los gobiernos de PP y PSOE que siempre vieron al nacionalismo catalán como un medio para gobernar España y no como un enemigo de la nación española. A cambio del poder en Madrid le aseguraron inmunidad. Inmunidad contra la ley y las sentencias judiciales que trataban de proteger los derechos fundamentales de los españoles que vivían en Cataluña ante la agresión nacionalista.

No se han luchado con el nacionalismo catalán porque no se ha querido. Por eso, esta nueva medida, suena más a excusa y a foto de cara a la galería, que a ganas de actuar. Instrumentos había y no se aplicaron. ¿Por qué, ahora sí, se va a aplicar este nuevo instrumento?.

Esta medida suena también a traspaso de responsabilidades, parece que el gobierno en vez de actuar y exigir el cumplimiento de las leyes, como le corresponde, quiere que sea el Tribunal Constitucional quién lo haga. Por otra parte, ¿qué garantía nos da el Tribunal Constitucional?. Si algo ha venido demostrando en las últimas décadas es una actuación en función de los intereses partidistas del momento. Ya hemos visto hacia dónde van PP y PSOE en relación con el nacionalismo.

En definitiva, una medida innecesaria, que suena a campaña electoral, elusión de responsabilidades y autojustificación de inacciones pasadas. Una pena que Albiol entre en el juego. Veremos en qué queda todo.

Mi querida y electoral España.

IMG_5042



Categorías:Cataluña, España, Sin categoría

Etiquetas:, , ,

3 respuestas

  1. Creo que el Tribunal Constitucional habría que suprimirlo, ya existe un Tribunal Supremo al que le corresponde, como a todo el poder judicial, dictar sentencias y ejecutarlas. El Tribunal Constitucional en la práctica no ha servido para nada al estar compuesto por elementos que representan al partido que los nombró. La única reforma posible es la conseguir un auténtico poder judicial no politizado, pero es difícil sobre todo porque los dos partidos que hasta ahora han sido partidos de gobierno no han querido hacerlo.

    Me gusta

  2. ¿Y no será que Albiol necesita subir en las encuestas a costa de Ciudadanos e incluso de Unió? Yo me estoy pensando el voto, porque no me gusta que me traten como a un imbécil. Parece que eso en el oportunista y sin convicciones PP no acaban de entenderlo.

    Me gusta

Responder a Jimena Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: