Esquerra nos descubre algo que ya sospechábamos: “la política simbólica”

_colau_eb2401fd

Lo que oyen: el presidente del grupo municipal de ERC, Alfred Bosch, ha retirado este lunes “de forma simbólica” el apoyo de su partido a Barcelona en Comú. “Del mismo modo que le apoyamos en la investidura de forma simbólica, ahora le retiramos este apoyo y deberá ganárselo a pulso”, ha asegurado el republicano en la celebración del pleno de adhesión a la Associació de Municipis per la Independència (AMI) en el que BC se ha abstenido.

Dejando de lado la rabieta que se cogen los separatistas de izquierdas (en Cataluña suele ser lo mismo) cuando sus correligionarios neocomunistas y progres no posan para salir en una foto con la estelada, nos gustaría hacer referencia a esto de apoyar o dejarlo de hacer “de manera simbólica”.

La verdad es que hace tiempo que venimos advirtiendo del postureo permanente en que los políticos han convertido la actuación política, llegando a su máximo exponente en los nuevos ayuntamientos dirigidos por la izquierda podemita y similares. Todo son gestos de cara a la galería, porque lo que es de política seria la verdad es que poca cosa. Ahora es Alfred Bosch, que tantas tardes de vergüenza ajena nos regaló en el Congreso de los diputados, quien nos descubre esto del simbolismo como forma de hacer ver que se hace lo que no se hace. Dentro de poco ya veremos aprobar recortes y ajustes en los presupuestos de manera material (votándolos para luego ejecutarlos) pero rechazándolos a su vez “de manera simbólica”. Es más, presiento que si hay una mayoría independentista en el Parlament de Catalunya tras las elecciones del 27 de septiembre, declararán la independencia, pero de manera simbólica.

Lo mismo pasa en el PP que acaba de aprobar su mini-reformita trampa del aborto: que están en contra de manera simbólica pero la aprueban.

Menuda bicoca de excusa que van a tener ahora los políticos para seguir haciendo lo que les viene en gana sin que nadie se lo pueda reprochar. Hacen materialmente una cosa, pero simbólicamente la contraria y santas pascuas. Pues ya lo ven, se impone la política de símbolos para cubrir la falta de contenidos y excusar las incoherencias. Vamos, que nos siguen intentando vender la moto, pero no cuela.

Mi querida y simbólica España



Categorías:Demagogia

Etiquetas:,

1 respuesta

  1. Por desgracia todo es simbólico, es decir no es la realidad sino un espantajo que agitan unos y otros mientras que el público, nosotros, nos quedamos alelados y confusos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: