En el “27 ese” os pedimos 4 cosas al resto de españoles

Una carta que nos envían desde Dolça Catalunya y que tienes que leer

índex

Una reflexión de estos catalanes orgullosos de ser españoles que nos recuerdan que no todo está perdido, al contrario, que España aún es capaz de ilusionarnos:

“Os creíais inmunes. Pensabais que no os podía afectar: estabais demasiado lejos, no veíais TV3, ni leíais ni escuchabais los medios del Règim, no os habían educado en laimmersió, quizás incluso os enseñaron en la escuela los ríos y los montes de España. Vosotros erais libres y las artimañas del nacionalismo catalán eran algo que sólo a los pobres catalanes afectaba.

Tenemos una mala noticia: es mentira. El discurso nacionalista ha hecho también mella en vosotros.

Algunos habéis caído en el engaño de pensar que Cataluña es igual a nacionalismo, que los catalanes somos todos aburridos como Mas o fanáticos como Junqueras, y las catalanas somos amargadas como la Forcadell o taimadas como la Casals. Los nacionalistas os han hecho creer que los diputados catalanes en el Congreso son sólo los de CiU y ERC, que “el poble català” es mayoritariamente separatista, que a las performances del 11S acuden 2 millones de catalanes y que para ser auténticamente catalán hay que votar a la naciona-lista de Mas y profesar el espanyansroba. Os habéis cansado de pensar, de preguntar y de luchar. Y ya, cansados y convencidos, predispuestos contra todo lo catalán, rechazáis todo lo de aquí y pensáis “que se vayan y nos dejen tranquilos“, mientras los nacionalistas se frotan las manos porque ya os tienen donde querían, y porque sois suyos por completo y multiplicáis su siembra de rencor.

Otros habéis creído la ética del maltrato y la estética del victimismo que el nacionalismo pregona. Estáis convencidos de que la culpa del odio es vuestra: no habéis escuchado, no habéis entendido, no habéis empatizado. No habéis hablado, ni dialogado, ni mostrado ningún cariño. Pensáis que tenéis que esforzaros más porque “son gente normal con quien se puede hablar de todo, tienen razón en sentirse ahogados, hay que buscar el encaje, cambiar la Constitución para reconocer sus particularidades, hay que hacer un referéndum, no se puede siempre amenazar con la ley“. Y cargados de buena voluntad compráis su victimismo y os sentís culpables, y buscáis una Tercera Vía inexistente, mientras los nacionalistas se frotan las manos porque ya os tienen donde querían y porque sois suyos por completo y multiplicáis su siembra de irresponsabilidad y manipulación.

Bien, ya lo sabéis: también a vosotros os ha infectado el nacionalismo.

Pero no es culpa vuestra. Las deformaciones y simplificaciones nacionalistas viajan rápido. Os las han colado nuestros políticos y sus medios de comunicación. Los afanes de la vida hacen difícil apreciar el matiz. A veces repetís el vocabulario nacionalista sin querer. Y no, el nacionalismo no quiere diálogo. Ya se ha quitado la careta y se ha precipitado en la irracionalidad. No quiere cambiar la Constitución, ni mejoras ni acuerdos: quiere sólo la secesión. Todo al negro. Rien ne va plus. The winner takes it all.

Y ahora llegan las autonómicas del 27 ese. Y los dolço os pedimos tres cosas:

1-Estad tranquilos. No os rindáis. Esto no termina el domingo, va para largo. No es un problema de encaje sino de ideología, y a la ideología nacionalista se la vence. Pero se requiere tiempo, porque el tinglado que han montado durante 35 años no se deshará en 3 meses. Determinación, paciencia, constancia. El nacionalismo se crece cuando os percibe nerviosos.

2-Mostradnos unidad. Los de izquierdas y los de derechas, los del PP, PSOE y otros partidos. Si hemos llegado a esto es también por vuestra mezquindad y egoísmo. Deponed intereses particulares, los detalles y las puntualizaciones, buscad y primad el acuerdo en temas de Estado. Los políticos hablad juntos, reuniros con cualquier excusa y fotografiaros sonriendo y dándoos un apretón de manos. Hacedlo muchas veces. Porque cada vez que el PP y el PSOE, la derecha y la izquierda, no os ponéis tajantemente de acuerdo en temas de Estado, el nacionalismo gana y los catalanes libres de nacionalismo perdemos. Estad juntos en lo importante aunque no os guste del todo el fondo, la forma o el momento. Nada nos da más confianza que veros unidos y con las ideas claras en lo esencial. Anteponed el bien común a vuestros mezquinos partidismos.

3- Estad preparados. Al nacionalismo se le gana con información, valentía y humor. Información para desmontar sus falacias y no usar su lenguaje tramposo. Valentía para hacerlo en cualquier foro. Humor para reírse de sus mentiras, manipulaciones y chorradas.

4-No nos digáis cuánto queréis a Cataluña; ya lo sabemos. Acercaos a Dolça Catalunya, a la vida dolça de esta tierra. Es la mejor manera de entender lo que pasa por aquí, porque nadie nos paga para decir lo que piensa el político de turno. Y con la comprensión reforzaréis la cercanía y con ésta el cariño. Y si estáis deprimidos por el mal rollo nacionalista, pasaros por aquí y os pondréis bien en un santiamén.

Este domingo y siempre, estem junts.”

Mi querida y catalana España

MQE



Categorías:Cataluña, Nacionalismo

Etiquetas:, , , ,

1 respuesta

  1. Gracias por esa estupenda carta.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: