Impuestos y empleo

La OCDE avisa, los altos impuestos españoles dificultan la creación de empleo.

 Impuestos

Un reciente informe de la OCDE señala que los principales problemas del mercado laboral español son los elevados impuestos al trabajo y su “estricta” regulación laboral.

No cabe duda que es necesario avanzar en una flexibilización del mercado laboral, es necesario dotar al empresario de libertad a la hora de organizar su negocio. Un empresario necesita libertad a la hora de adecuar sus costes y estructura a la evolución de sus ingresos. Por otra parte, un contrato laboral no puede implicar, casi de facto, una relación de por vida. Un empleado puede dejar de rendir adecuadamente, o su puesto debe ser amortizado. En este sentido, conviene avanzar en una mayor libertad para el despido, que a su vez combine una protección adecuada para el trabajador. Protección que no debe suponer un barrera infranqueable y a su vez, no tendría por qué ser soportada únicamente por el empresario.

Cuando se habla de flexibilización del mercado laboral, además del despido se habla de la necesidad de ajustar salarios. En los últimos meses son constantes los elogios a la ganancia de productividad de la economía española al haber rebajado sus costes salariales. Esta ganancia de productividad explica en buena medida la buena marcha de las exportaciones españolas.

Sin embargo, la noticia de la OCDE reafirma una verdad que en Mi querida España hemos repetido muchas veces. El ajuste derivado de la crisis lo están soportando los españoles, bien a través de reducción salariales bien a través de la pérdida del empleo y en todo caso, como consecuencia de las brutales subidas de impuestos realizadas por los gobiernos Zapatero y Rajoy. Es decir, las Administraciones Públicas lejos de ayudar a los españoles ha superar los efectos de la crisis se los han agravado.

Esta es la conclusión del informe de la OCDE, España tiene unos impuestos al trabajo (IRPF y cotizaciones a la Seguridad Social) más altos que el resto de miembros de la OCDE. España, denuncia la OCDE, tiene la progresividad fiscal más alta de la OCDE (progresividad, por cierto, defendida por el Sr. Montoro). Las administraciones públicas españolas generando un gasto desmedido que exige altos impuestos están dificultando la creación de empleo en España. Así lo dice la OCDE.

Estos son los principales impactos de los altos impuestos al trabajo que señala la OCDE:

  • Retraimiento, por parte de los empresarios, a contratar.
  • Nivel bajo se salario neto (lo que ingresa el trabajador) que incentiva la economía sumergida y desincentiva la búsqueda de empleo.
  • Fomento de los minijobs o trabajo temporal. En España la tasa de temporalidad en menores de 25 años es del 22%, la media de la OCDE el 4%.
  • La temporalidad duradera y la alta progresividad de los impuestos desincentivan la productividad.

Nuestros políticos se llenan la boca, entre ellos el gobierno actual, diciendo que la mejor política social es la creación de empleo. La OCDE ya les ha dado la receta: la mejor política de empleos son impuestos al trabajo bajos. ¿Tomarán nota?

Mi querida y expoliada España.

IMG_5042



Categorías:Empleo, Impuestos

Etiquetas:,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: