“Molt honorable” Pujol

Una de las grandes farsas de la transición española va quedando al descubierto.

PujolyMarta

Uno llevaba todo la vida oyendo que Jordi Pujol era un gran estadista en lo político. En lo personal: un hombre austero, un hombre familiar, un hombre sacrificado por Cataluña. A ese uno no le cuadraban todas esas cosas. Uno conoce de cerca a los políticos separatistas y sabe bien que siempre han utilizado la “nación”, en este caso la “nació”, como escudo para enriquecerse y ocultar sus fechorías.

Alguien dirá, con el buenismo característico de nuestros días, que no todos los políticos separatistas son así. En Mi querida España contestaríamos, que no, que efectivamente podrían existir algunos honrados, pero que harían bueno el viejo dicho de la “excepción que confirma la regla”.

Porque si algo están poniendo de manifiesto las investigaciones policiales y judiciales es que en Cataluña desde el poder separatista se había institucionalizado una red de corrupción, una red que operaba en todo el ámbito catalán y, por tanto, una red conocida por todo el estamento político. Que todos se enriquecieron, seguro que no (da la sensación que los dirigentes y el partido acumulaban mucho para ellos), que muchos callaron, sí. Luego se convirtieron en parte del sistema, un sistema que además les beneficiaba indirectamente.

Pero volvamos con Pujol, se vendía una imagen de Pujol sobre la que había sombras de duda pero que nadie se atrevía alumbrar. Estaba el caso Banca Catalana, estaba el 3%, estaban las influencias y tejemanejes de sus hijos, estaban… Todo flotaba en el aire pero nadie le hincaba el diente. Ahora parece que sí, la policía y la justicia están desmontando una de las grandes farsas de la transición. El Pujol que nos vendían los medios de comunicación y los ámbitos políticos no era real. Ya era hora de desenmascarar la farsa.

Al final la verdad acaba saliendo, lo que da pena es lo que ha tardado, hasta se han publicado que se desecharon o paralizaron investigaciones sobre el clan Pujol en el pasado. Una lástima, porque nos hubiéramos ahorrado muchos problemas y, desde luego, muchos catalanes se hubieran ahorrado mucho dinero.

En Mi querida España nos queda una duda, ¿a quién beneficiaba esa imagen falsa de un Pujol “honorable”? A España desde luego no.

Mi querida y pujolista España.

IMG_5042



Categorías:Pujol, Separatismos

Etiquetas:,

2 respuestas

  1. Bastardos intereses de los que creyeron en la permanencia del bipartidismo, mantuvieron este reducto de corrupción a cambio de los votos que podían darle la mayoría. El colmo es que a este ladrón de Pujol se le antepusiera el tratamiento de molt honorable. ¡Que vergüenza!

    Me gusta

  2. Ha habido mucho pelota en la política española.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: