Andrea Levy y el chonismo parlamentario

andrea-levy-bostezando

Llegó a ser durante unos pocos meses la chica de moda del PP pero a algunos nos pareció más una manera desesperada de contrarrestar a Ciudadanos de forma simplona, tras el desastre de las elecciones municipales y autonómicas, que no otra cosa -ponemos a Pablo Casado para que nos haga de Rivera y a esta chica, que nos recomienda Alicia Sánchez-Camacho, para que sea nuestra Arrimadas-. Se trata de Andrea Levy, una joven abogada catalana que desde entonces ejerce como vicesecretaria de Estudios y Programas de los populares (¿qué estudios si no saben nada más que decir amén a todos los mantras progres y qué programas si luego los incumplen?), y ahora está en el punto de mira por sus malas formas durante el debate de investidura en el Parlamento de Cataluña.

Quien les escribe lo vio en directo y quedó horrorizado al ver a la recién elegida diputada mascar chicle de manera ostensible sin ningún tipo de respeto por el lugar en el que se encontraba (porque por mucho que el Parlamento catalán se haya convertido en un sainete esta misma semana sigue siendo un Parlamento) o al gesticular de manera chulesca mientras decía algo así como “tranquilito o achanta” al candidato Mas que estaba con su teatrero discurso de investidura. Lo cortés no quita lo valiente y esas formas de discoteca de polígono poco recomendable son impropias del cargo que ocupa. Levy parecía una concursante del peor reality show televisivo y a su lado, los diputados de la CUP, quedaban como caballeros y damas de la corte en Versalles.

Sin embargo, el caso de Levy no es algo aislado ni una novedad. El abandono de las formas en las cámaras en particular y en las instituciones en general se ha convertido en lo habitual. Sin entrar en la vestimenta, resulta vergonzoso ver como también en el Congreso de los Diputados y el Senado, sus señorías se comportan a veces más como ultras en un campo de fútbol que como servidores públicos. Cierto es que todavía no hemos llegado a agresiones como en Italia y que la Cámara de los Comunes en el Reino Unido tiene también su propia dinámica, pero el grado de hooliganismo que vivimos en la política española está teniendo demasiadas veces su máxima expresión en el mal comportamiento de nuestros diputados, a los que no se les paga para que nos abochornen con esas sobreactuaciones en los plenos.

Esta misma semana hemos visto como los diputados del propio Partido Popular que pusieron pegas a la tramposa reforma del aborto eran laminados de las listas electorales. Aquí el que se mueve no sale en la foto, y quizás algunos hacen méritos para parecer los más exaltados puesto que, a tenor de las encuestas, el sitio en la lista se cotiza alto, y nadie tiene asegurado repetir en una posición elegible si se limita a ser un simple palmero del líder en sus intervenciones parlamentarias. Hay que gritar, abuchear, insultar o hacer aspavientos. Si, por no irnos muy lejos, Fraga, Carrillo, Blas Piñar o Juan  Mari Bandrés levantaran la cabeza no darían crédito. Hasta La Pasionaria era más fina cuando amenazaba a Calvo-Sotelo.

Una mala semana la puede tener cualquiera y más después de haber tenido que pasear el pasado sábado por la marcha feminista de Madrid, demostrando que el PP sí tiene ideología (aunque sea de género).  Disculpemos, por tanto, a la diputada Levy, que quizás no podía disimular su disgusto por no haber sido colocada en la lista de las generales, como le habían prometido en Génova, o por alguna bronca con su novio escritor independentista; y ampliemos el reproche hacia una tendencia ya extendida en nuestra vida parlamentaria. Al fin y al cabo los diputados son nuestros representantes y, como diría Suárez, se limitan a llevar a las instituciones lo que ya es normal en la calle.

Mi querida y maleducada España



Categorías:Parlamento, Sin categoría

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: