¿También Portugal?

El presidente saliente Cavaco Silva se enfrenta a la ideología de género.

CavacoSilva

Realmente el mes de enero ha sido grato en cuanto a noticias relacionadas con la batalla cultural contra la ideología de género. En Portugal, el presidente saliente Aníbal Cavaco Silva ha vetado dos leyes aprobadas por el parlamento portugués recientemente elegido en las elecciones de octubre y donde la izquierda tiene mayoría.

La primera ley que ha vetado que legalizaba la adopción de niños por parte de parejas del mismo sexo. El presidente portugués, católico para más señas (si bien no ha utilizado argumento de fe en su posicionamiento legal), ha justificado su veto señalando que está aún por “demostrar” que la norma “promueva el bienestar de los menores y se oriente en función de sus intereses”, que deben “prevalecer” sobre cualquier otra disquisición. Razonamiento muy consecuente con la prudencia que se debe exigir a todo buen gobernante que se preocupa por el bien común. Una razonamiento que en España no hemos oído en ningún momento, o que si hemos escuchado posteriormente ha sido olvidado cuando aquellos que los sostenían tuvieron mayoría absoluta. No parece ser ese el caso de Cavaco Silva. Dice y hace.

La segunda ley que hay vetado pretendía eliminar las modificaciones en la ley del aborto realizadas por la mayoría conservadora. El gobierno conservador, por un lado, exigió el pago de tasas en el caso del aborto (la sanidad portuguesa es de copago) y, por otro, estableció la obligatoriedad de que las mujeres embarazadas que quisieran abortar (de acuerdo a los supuestos legales) recibieran consejo psicológico antes de tomar una decisión tan drástica. Ambas modificaciones las quería eliminar el gobierno de izquierdas, sin embargo, el Presidente ha vetado la reforma señalando que “disminuyen los derechos de información y eliminan la obligatoriedad de un acompañamiento técnico y especializado durante el período de reflexión”. De nuevo una lógica aplastante.

Esta actuación del presidente portugués demuestra que si se quiere se puede. Que si hay voluntad de dar la batalla cultural contra la ideología de género y el derecho a la vida se puede hacer. Basta con tomarse en serio el papel institucional que a un gobernante corresponde y su obligación de velar por el bien común. Esperemos que el nuevo presidente de Portugal, elegido en Enero, mantenga el mismo rumbo. Y también, por qué no, esperemos que cunda el ejemplo en España.

Mi querida y portuguesa España.

IMG_5042



Categorías:Aborto, Ideología de género

Etiquetas:, , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: