Ante la fiebre de retirar placas y repudiar a hijos predilectos

El fenómeno es una mezcla de infantilismo, resentimiento e impotencia.

1454440947_612285_1454446258_sumario_normal

En plena fiebre de retirada de nombres de calles, de retirada de títulos de “hijos predilectos”, de mociones declarando personas non gratas a quienes nos caen mal, en medio de todo este desbordamiento de inquina que padece nuestro país, Enrique García-Máiquez nos trae desde el Diario de Cádiz algunas palabras sensatas sobre este penoso asunto:

“Le soy muy devoto a Santa Rita, la santa de lo que se da no se quita. Si hacen doctor honoris causa o dan un premio a alguien famoso (eso siempre) y el premiado, al cabo del tiempo, rompe en sinvergüenza, no se le debe quitar el honor, sostengo, sino dejarlo ahí, a la vista, para que a la próxima se lo piensen dos veces antes de premiar al exitoso o al poderoso de turno. Una pequeña placa diciendo quién propuso, quién aprobó y quién dio ese homenaje sería medida de sobra de memoria histórica, sin necesidad de meter piqueta a ningún monumento ni ir por ahí deslegitimando hijos adoptivos.

Comprenderán ustedes que, con esta teoría general, no pueda sino reírme cuando los que retiran honores, placas, monumentos y homenajes se pasan, encima, de frenada, y quedan en total evidencia. Le ha pasado al Ayuntamiento de Madrid, que tanto ha corrido a retirar una placa conmemorativa del salvaje fusilamiento de ocho novicios carmelitas (de alrededor de 20 años todos) en los primeros días de julio del 36. La placa estaba en un cementerio privado, pero eso es, a estas alturas, lo de menos. Lo de más es que con su sobreactuación han recordado a la sociedad española cómo se las gastaban los que ellos llaman “suyos”. Han refrescado la memoria histórica, vaya.

A la vez, en Nerva (Huelva), han quitado a Arcadi Espada un premio que le dieron. El premio no era el Nobel, pero aun así al escritor le haría una ilusión íntima porque lo daba el pueblo de su padre. Pero, por lo visto, Nerva se ha enervado, en los dos sentidos de la palabra: el debilitamiento y el nerviosismo extremos. Con el chusco agravante de que el mismo alcalde, ¡el mismo!, que otorgó el premio lo quita. Con razones, por cierto, idénticas. Se premió a Espada por su reconocido prestigio en las redes sociales y se le despremia por su supuesto desprestigio en las redes sociales, esto es, por su carácter polémico, que fue lo que le dio el prestigio original. A todo lo cual, el PP se abstiene.

Miguel d’Ors en su poema “Siete motivos para desear que no me dediquen una calle”, dice en su punto tercero: “porque mi imaginación/ ya está asistiendo al pleno en que otro ayuntamiento/ aprueba echar abajo mi memoria/ para sustituirla por sabe Dios cuál otra/ más políticamente fotogénica./ Ahorrémosle trabajo a los ilustrísimos”. Sin embargo, a veces el despecho de la piqueta, viniendo de según qué ilustrísimos, es un honor más alto.”

Mi querida y sectaria España

 MQETWFACE



Categorías:Memoria Histórica, Sin categoría

Etiquetas:, , , , , ,

1 respuesta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: