El centro derecha

¿Cómo definir el centro derecha?

IzdaDecha

Es difícil usar etiquetas a la hora de identificar, segmentar o calificar a los partidos políticos. La vieja etiqueta de izquierda o derecha no parece servir hoy. En MQE no nos preocupan como nos etiqueten, no tenemos alergia a ser derechas. El problema está en qué se considera que es la derecha.

Esta reflexión viene a cuento del empeño de muchos de identificar al “centro derecha” como aquellos partidos que están menos a la izquierda que el PSOE. Así asistíamos atónitos al comentario de un analista en la radio señalando que la reconstrucción del centro-derecha debía venir a través de C´s. Ante semejante comentario uno se queda perplejo. En primer lugar, porque C´s se califica como un partido de centro-izquierda. En segundo lugar, porque parece que la definición de lo que es el centro derecha no está en función de unos principios estables que permitan una identificar un modelo de sociedad, sino en qué posición ideológica se encuentra uno respecto del PSOE. Eso exige, como de hecho ha pasado con el PP, que si el PSOE se va escorando a posiciones cada vez más radicales el “centro derecha” deba irse posicionando cada vez más a la izquierda no vaya a ser que acaba siendo de extrema derecha (y todo eso sin haber cambiado de posición). De forma que tenemos el juego perfecto para la izquierda, el denominado “centro derecha” (PP o C´s) realmente son partidos socialdemócratas o de izquierdas. Sin embargo, la confusión que provocan las denominaciones permite la demolición del pensamiento de derechas.

Por eso, al margen de la etiquetas, que como decimos son hoy más falsas que nunca, la reconstrucción del centro derecha, de la derecha, del pensamiento conservador, del pensamiento tradicional, pongan el nombre que quieran sólo podrá venir de la puesta en práctica de los principios que claramente identifican un modelo de sociedad merecedor de tal nombre. Y esos principios son entre otros:

  • la realidad es el punto de partida de la acción política.
  • ser consciente de la debilidad humana.
  • no equiparar la verdad con el error.
  • la libertad es un medio, no un fin.
  • valorar la tradición (como mecanismo de evolución social), que no es inmovilista ni valora el cambio por el cambio
  • ser consciente de la importancia de los vínculos comunitarios para el orden social. La vida comunitaria es más que vínculos comerciales.
  • reconocer la existencia de un orden moral anterior (ley natural) que se debe respetar.
  • establece el bien común como el criterio ordenador de la vida social.
  • el papel de la justicia es dar a cada uno lo suyo.
  • la función de la ley es reconocer y proteger derechos no crearlos caprichosamente.
  • rechaza la uniformidad social y valora la variedad y la diversidad como característica de una civilización avanzada fruto de la libertad de los cuerpos sociales.
  • defensa  del poder limitado y no centralizado
  • defensa de la propiedad privada como garantía de la libertad personal.
  • defensa del principio de subsidiariedad.
  • defensa de la familia natural.
  • defensa de la libertad de educación.
  • apuesta por la responsabilidad personal, por la libre iniciativa.

Si se quiere reconstruir el centro-derecha, la derecha, no hay otro camino que el de recuperar los principios. El resto de caminos no son más que vías muertas, en el mejor de los casos, cuando no complicidad con la deriva izquierdista que vive nuestra patria. En MQE no nos gusta la famosa frase “estos son mis principios pero si no le gustan tengo otros”.

Mi querida y grouchista España.

IMG_5042

 

 



Categorías:Derecha, política

Etiquetas:,

18 respuestas

  1. Con esa idea imagino que se quiere recalcar que la libertad debe estar el servicio del Bien y de la Verdad. Que la libertad en sí misma no es un fin último, sino un medio para adherirnos al bien y a la verdad. Eso no quiere decir que no sea importante la libertad, y que se deba trabajar para ampliarla y protegerla. La sociedad no debe ser una supermercado donde las personas tenga posibilidad de elegir cualquier opción.

    Me gusta

    • ¿Y quién ha de determinar cuáles son las posibilidades que debe haber en el supermercado?

      Me gusta

      • Ese papel corresponde a la autoridad. Que desde el respeto, la protección y fomento de la dignidad de la persona y el bien común puede y debe determinar (con la prudencia debida del gobernante) que determinadas opciones/posibilidades no deben estar presentes en la sociedad. Algunos ejemplos que se me ocurren con distinto nivel de importancia. Ej no se debe legalizar el aborto, la uniones homosexuales, no se debe permitir la pornografía, las ideologías que promuevan el terrorismo,….)

        Me gusta

      • Si la autoridad se alcanza por un modelo democrático deberá disponer, por ejemplo, la permisión de la pornografía si es el deseo mayoritario de la población. ¿O no?

        Le gusta a 1 persona

      • No necesariamente. Que quien ejerce la autoridad sea elegido mediante el voto de los ciudadanos, no quiere decir que el criterio de su actuación deba ser siempre la opinión mayoritaria. Sino, siguiendo esa línea argumentativa, una autoridad democrática debería legalizar la esclavitud si así se lo pide la mayoría social y realmente su papel debería ser negarse a hacerlo, ¿por qué? porque la esclavitud es contraria a la dignidad de la persona y, por tanto, al Bien Común.

        La autoridad como todo buena autoridad debe atender a los requerimientos de lo gobernados, pero siempre con dos límites, la dignidad humana y el bien común. Dos conceptos que vienen determinados por la naturaleza del hombre y que suponen la existencia de un orden moral que la autoridad debe respetar y en ningún caso subvertir aun cuando cuente con el apoyo de la mayoría social.

        Me gusta

      • La autoridad no dota a la persona que la sustenta de unas cualidades distintas a las que tenía antes de obtener esa autoridad. Por tanto, si un aspirante a gobernante piensa que permitir la pornografía está bien, al obtener la autoridad no cambiará, necesariamente, a pensar que no deba permitirla.
        Supongamos que, en un estado democrático, el señor X se presenta a presidir el gobierno, con un programa en el que se defienda la permisión de la pornografía. Si es respaldado mayoritariamente, su “deber democrático” será utilizar su autoridad para imponer esa permisión.
        Llevando esto al extremo, dentro de una sociedad puramente democrática, podríamos aplicarlo al caso de la esclavitud. (Esto no quiere decir que yo defienda la esclavitud, por supuesto).
        Dice usted que la autoridad siempre debe tener dos límites, la dignidad humana y el bien común. Y lo que yo quiero decir es que no se puede garantizar que la autoridad tenga esos límites. En una sociedad puramente democrática esos límites estarán fijados siempre por la mayoría. Porque, en el caso de que esos límites sean rebasados, ¿quién impide que la autoridad que los haya rebasado deje de rebasarlo? y ¿quién determina cuándo han sido rebasados?

        Me gusta

      • Efectivamente la autoridad no dota de nuevas cualidades a quien la ostenta. Si era un cantamañanas lo seguirá siendo y notables ejemplos tenemos en nuestros días.

        A lo que me refiero es a otra cuestión. La autoridad civil no tiene un poder absoluto. Es decir, debe reconocer que tiene uno límites a la hora de actuar. ¿Cuáles son esos límites?: la dignidad de la persona, el bien común y la ley natural, que no es otra cosa que expresión de esa ley natural. Una sociedad constituida desde los principios que podríamos denominar conservadores asume esas limitaciones y, por tanto, una autoridad que contraviene esos límites se vuelve ilegítima.

        ¿Cómo garantizar que se cumplan esos límites? 1) Mediante una ordenamiento jurídico, empezando por la constitución que respete y proteja esos límites (Ej: nuestra constitución debería establecer que el aborto no está permitido). 2) En función de la gravedad del incumplimiento esa autoridad ilegítima debería poder ser revocada. 3) Fomentando una sociedad civil formada y movilizada que se enfrente, no violentamente, a los desmanes de la autoridad.

        Hay garantía absoluta de conseguirlo, no. Tenemos muchos ejemplos de países en que la sociedad o sus autoridades han degenerado, se han saltado todos los límites y van llevando a sus naciones por malos derroteros.

        En una sociedad donde no dominen los hombres virtuosos es difícil mantener la justicia. Pero esto es una cuestión práctica. ¿Cómo garantizar que la autoridad cumpla su función?

        Previo a eso, que es lo que trato de explicar hay una cuestión teórica. ¿Cuál es el papel de la autoridad y de la sociedad? Las corrientes políticas actuales consideran que la soberanía del pueblo es absoluta, es decir, que el pueblo puede decidir lo que quiera, y que entonces la autoridad debe obedecer. En el mismo sentido nuestro sistema democrático considera que las leyes son justas siempre que las haya promulgado la mayoría del parlamento (no habría más límite que la constitució, pero la constitución se podría cambiar, luego no se admite un límite exterior y anterior al sistema), que no hay otro límite que el que se quiera dar el propio parlamento por mayoría. Toda esta visión de la autoridad, su papel y sus límites es una visión liberal, marxista, progresista y en ningún caso conservadora, tradicional o como la queramos denominar.

        Si aceptamos esta visión moderna. la cuestión práctica no viene a cuento porque está asumido que la autoridad puede hacer lo que le da la gana. La cuestión práctica de cómo mantener a una autoridad en un ejercicio legítimo de la misma sólo surge si aceptamos previamente que una autoridad a pesar de se elegida mayoritariamente y tener apoyo mayoritario en sus decisiones puede ser ilegitima si transgrede determinados límites.

        Otra cuestión posterior es cómo mantener a la autoridad en esos límites cuando se los quiere saltar. Cosa que sin un cierto predominio de la virtud es complicado. La historia ha dado muchos ejemplos de lo uno y de lo otro.

        Me gusta

      • Estoy de acuerdo con su exposición. Por eso yo digo que la libertad tiene que ser tanto medio como fin para no verse aplastado por la mayoría reinante en cada momento.
        En lo que no estoy de acuerdo es en calificar de liberal ese tipo de autoridad sin control al que hacía referencia. Ya sea el liberalismo clásico, que aboga por un gobierno límitado, como formas más recientes de liberalismo están contra de cualquier autoridad sin límites.

        Me gusta

    • Al calificarla de liberal es en el sentido siguiente. Es verdad que los liberales, en general (porque hay muchos liberales), apuestan por un gobierno pequeño, con pocas atribuciones, muy limitado en su capacidad de acción y con fuertes controles a su posible crecimiento o extralimitación.

      Ahí le doy la razón, sin embargo, ningún liberal que conozca (alguno lo hay, se apoyo en texto de lo que decía Locke, pero no creo que es la visión que tienen los liberales en general) le aceptará que la autoridad, el gobierno, tiene ningún límite más allá de la ley. Ley que se promulga por mayoría y que puede ser la que quiera la mayoría. Es decir, no aceptan la existencia de un orden natural, una ley natural anterior al orden social que es necesario respetar diga lo que diga la mayoría. En ese sentido hablo de concepto de la autoridad liberal, derivado del liberalismo filosófico que niega la existencia de un Bien y Mal objetivos. Es verdad que algún liberal sostiene que Locke llamaba al respeto de la ley natural, pero son pocos. En ese sentido calificaba este concepto de autoridad como liberal. El problema no es sólo que la autoridad sea limitada , sino de dónde nacen esas limitaciones.

      Me gusta

      • La concepción liberal del derecho bebe de la fuente de Santo Tomás de Aquino y su explicación de que los derechos del hombre no provienen de ningún gobierno sino que provienen de su naturaleza humana.

        Me gusta

    • Emismo, con este comentario no puede estar de acuerdo. Desde luego la visión aristotélico tomista del derecho y de la ley sostienen que los derechos nacen de la naturaleza del hombre. Y eso es también la visión cristiana del derecho.

      Decir que esa es la visión liberal del derecho no lo comparto, lo cuál no quiere decir que no haya algún liberal que lo diga, pero en ese punto desde luego no es liberal.

      Me gusta

      • ¿Entonces de dónde nacen los derechos para los liberales?

        Me gusta

      • Para muchos liberales los derechos nacen de lo que decida la mayoría. Algunos, pocos, aceptan que esas mayorías se vean limitadas por la ley natural o unos derechos fundamentales (que no acaban de fundamentar en un principio objetivo), pero la gran mayoría no.

        Me gusta

      • A mi entender, tiene usted una idea muy equivocada de lo que es el liberalismo. El liberalismo no acepta que los derechos nazcan de la mayorías. Ningún liberal sostiene eso.

        Me gusta

      • Emismo le animo a leer a Danillo Castellano y sus análisis del liberalismo.

        Si los liberales tienen claro que los derechos no nacen de las mayorías, como es que la democracia liberal establece que toda ley no tiene otra limitación que las mayorías, como es que en todos los países donde hay democracias liberales hay aborto, se conculca el derecho a la libertad de educación de los padres, …. y el argumento es siempre que es lo que ha decido la mayoría. Entiendo que una liberal, según usted, debería decir que no, que la mayoría no puede establecer leyes arbitrarias contrarias a los derechos del hombre pero la verdad es que no se oye.

        O es que es incorrecto el concepto que sostienen los liberales de que la sociedad debe ser una especie de supermercado de opciones donde el hombre debe poder elegir cualquier opción, que el papel de la autoridad no es limitar las posibilidades de elección bajo el argumento de que son malas para el hombre.

        Me gusta

      • No se puede sostener que el liberal conculca la libertad de educación de los padres, que dice que no hay más límite que lo que decide la mayoría (no conozco liberal que sostenga esas cosas) y a la vez que la autoridad no tiene que limitar las posibilidades de elección.

        Me gusta

  2. No entiendo por qué dicen que la libertad es un medio y no un fin. Creo que sería más acertado decir que la libertad es un medio y un fin.

    Me gusta

Trackbacks

  1. El centro derecha | Divagaciones ¿irreales?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: