Polonia recuerda a los ‘Soldados Malditos’ que combatieron contra el comunismo hasta 1963

¿Resistencia armada contra el comunismo en la década de los 60?

25416093415_9823facb3b_c

Muchos asocian la década de los 60 a los Beatles y a lallegada del turismo extranjero a  España. Difícilmente a unos militares polacos combatiendo el comunismo a través de acciones de guerrilla. Pero así fuie, como nos explica Elentir:

“Siguiendo las cláusulas secretas del Pacto Ribbentrop-Molotov firmado en agosto de 1939, en septiembre de ese año los ejércitos de Hitler y Stalin invadieron Polonia y se repartieron el país, llegando a hacer un desfile conjunto en Brest para celebrar el aplastamiento de los polacos. A pesar de ello, en el fragor de la Segunda Guerra Mundial la principal organización de la resistencia polaca, el Armia Krajowa (AK, Ejército Nacional), colaboró con la URSS de cara a la derrota de los nazis que ocupaban la mayor parte de Polonia. Sin embargo, y a la vista de una posible ocupación militar del país tras la contienda, en 1944 el AK organizó la Niepodległość (NIE, Independencia), una rama secreta para preparar la resistencia a los nuevos ocupantes. Uno de sus más conocidos miembros fue Witold Pilecki, el famoso oficial polaco que se infiltró en el campo de concentración de Auschwitz para informar sobre el Holocausto a los aliados.

La llegada de las tropas soviéticas a Polonia fue un adelanto de lo que pasaría en los años siguientes. La NKVD soviética (policía secreta predecesora de la KGB) empezó a detener y asesinar a miembros del AK cuando aún no había terminado la contienda. Ante la transparencia de sus filas frente al NKVD, el AK se desmanteló en enero de 1945 y dio paso a la Wolność i Niezawisłość (WiN, Libertad e Independencia), a la que se sumaron también miembros de otros grupos de la resistencia polaca. No fue la única organización que hizo frente a la ocupación soviética: otro tanto hicieron las Narodowe Siły Zbrojne (NSZ, Fuerzas Armadas Nacionales) -formado por antiguos miembros de la resistencia nacionalista- y el Konspiracyjne Wojsko Polskie (KWP, Ejército Clandestino Polaco), integrado por antiguos miembros del AK, grupos ya activos desde finales de la Segunda Guerra Mundial.

Estos “Soldados Malditos” luchaban en formaciones militares en los bosques, vistiendo uniformes del Ejército polaco, los mismos que se usaban al comienzo de la guerra en 1939, si bien incorporando en algunos casos armamento y equipamiento capturado a los nazis, a los soviéticos y al Urząd Bezpieczeństwa (UB, el Departamento de Seguridad de la dictadura comunista polaca, dedicado a perseguir a esos grupos de la resistencia clandestina). Las democracias occidentales olvidaron por completo a estos auténticos luchadores por la libertad, que habían combatido al nazismo y ahora seguían combatiendo al comunismo, que había impedido la restauración de la democracia en Polonia. Sin apoyo exterior, estas organizaciones de resistencia afrontaron cada vez mayores dificultades para llevar a cabo sus acciones (sabotajes, liberaciones de presos, etc). Muchos de sus miembros fueron detenidos, torturados y ejecutados. Las NSZ fueron destruidas en 1947, y la estructura principal de la WiN en 1953, si bien algunas de sus unidades siguieron combatiendo hasta la década de 1960. El último miembro de la resistencia abatido por las fuerzas comunistas polacas fue Józef Franczak, “Lalek” (foto de la derecha): le mataron el 21 de octubre de 1963 en Majdan Kozic Górnych, una aldea en el este de Polonia. Caído a los 45 años de edad, Lalek había estado combatiendo en la resistencia durante los últimos 24 años de su vida.

Incluso tras la caída del comunismo la memoria de estos hombres fue siendo un tabú oficial en Polonia, motivo por el que desde 1993 se les empezó a llamar “Soldados Malditos”. Hubo que esperar a 2001 para que el Parlamento polaco reconociese, en una resolución, “los méritos de las organizaciones y grupos de la independencia, que después de la Segunda Guerra Mundial, decidieron emprender la lucha desigual por la soberanía y la independencia de Polonia”. En 2009 organizaciones de veteranos pidieron que se les dedicara a los “Soldados Malditos” la fecha del 1 de marzo, pues fue ese día, en 1951, cuando fueron ejecutados los miembros del 4º Estado Mayor de la WiN (Łukasz Ciepliński, Karol Chmiel, Adam Lazarowicz, Józef Rzepka, Józef Batory, Mieczysław Kawalec y Franciszek Błażej), en la prisión de Mokotów, en Varsovia. En febrero de 2010 el entonces Presidente de la República de Polonia, Lech Kaczyński, dirigente del partido conservador Prawo i Sprawiedliwość (Libertad y Justicia), anunció un proyecto legislativo para establecer esa celebración, pero su fallecimiento en el accidente de aviación de Smolensk el 10 de abril de 2010 aplazó el establecimiento de ese día de los “Soldados Malditos”, que finalmente se celebró por primera vez en 2011, con motivo del 60 aniversario de la citada ejecución de mandos del WiN en Mokotów.”

Mi querida y polaca España

MQE



Categorías:Comunismo, Historia, Sin categoría

Etiquetas:, , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: