El tinder de los diputados

andrea-levy-vila-intermedio

El tinder es una denigrante aplicación para ligar (sin buscar nada formal, serio, duradero ni constructivo, por supuesto) que cada vez es más usado. Decimos denigrante porque que la gente se exponga a ser puntuada por su apariencia física como si fuera un producto de charcutería es algo contrario al pudor con el que en MQE creemos que hay que ir por la vida. Dejaremos de lado la valoración que este tipo de aplicaciones nos parecen, sus causas y consecuencias, para centrarnos en el último motivo de ji-ji-ja-ja en nuestra política parlamentaria más reciente que tiene bastante más que ver con el tipo de ligoteo soez que promueven este tipo de aplicaciones que con una refundación de la desprestigiada política española.

Por primera vez en nuestra democracia, un líder parlamentario usó parte de su tiempo desde la tribuna del Congreso de los Diputados para hacer referencia a los piropos que por las redes sociales y el programa de El Gran Wyoming se lanzaba la diputada (autonómica todavía, mal que le pese) Andrea Levy con los podemitas Ramón Espinar (¿pero cuántos cargos acumula este hijo de titular de targeta black de Caja Madrid?) y Miguel Vila. Durante el inicio de su discurso en la sesión del debate de segunda investidura, Pablo Iglesias, incluso ofreció su despacho para un posible encuentro y poder seguir con el flirteo y lo que pudiera surgir. Si Santiago Carrillo levantara la cabeza…

Le llaman la nueva política y este episodio nos lo tenemos que tomar como otro nuevo intento de acercarla a la gente a través del humor. Pablo Iglesias nos da un día una de cal (viva) y otra de arena, y si ayer le salía el stallinista que lleva dentro, hoy nos lo compensa con un gag que no por novedoso tiene gracia alguna. Pero si bien, como siempre, la iniciativa la lleva la izquierda dura, el sector más papanatas de la derecha (perdón, el centro) enseguida intenta no quedarse atrás y entrar en el juego para que no se diga que no tiene guays como la mascadora de chicles Levy entre sus filas.

Mientras Bernie Sanders, Jeremy Corbin, Mélenchon o Lafontaine se anudan la corbata antes de lanzar un discurso desde el atril que aquí no compartimos en el fondo pero que valoramos su seriedad en las formas, en España nuestra izquierda extrema quiere rebajar las formas en la política en lugar de ser ellos los que intenten estar a la altura de la dignidad que ciertos espacios obligan (a no ser que se vayan a rendir pleitesía a los actores en los Goya, claro). Y no sólo eso sino que, por supuesto, lo que está a su derecha intentar ir a remolque.

El otro día ya nos referíamos a Rufián y este nuevo episodio de vergüenza ajena parlamentaria nos reafirma en pedir urgentemente un sistema electoral con listas abiertas para darle la posibilidad al ciudadano de mandar a unos cuantos de los nuevos, y no tan nuevos, diputados a su casa y que, desde ahí, bien alejaditos de lo público e institucional se tiren los tejos con quien les dé la gana.

Mi querida y burlada España



Categorías:Parlamento, política, Progres

Etiquetas:, , , ,

1 respuesta

  1. Totalmente de acuerdo.
    Son tiempos de emotivismo, de pensamiento débil que dijo el filósofo, donde todo se adoba con sexualidad.
    Pero la tolerancia no se puede confundir con tolerar la cutrez o el mal gusto.
    La tolerancia tampoco es indiferencia, y quedarnos tal cual. Todo esto se ha de denunciar.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: