2 respuestas

  1. El promedio español es un sujeto emotivo, como el resto de occidente. No piensa solo siente.
    Desde esa emotividad, tener un hijo se ve como atarse a una serie de esfuerzos una vez ya ha nacido. Declinar ese esfuerzo, le permite situarse en un hedonismo pasajero sin responsabilidad. Se corrobora con el alto consumo de pornografía por Internet. Así España se ha convertido en la nación con más baja natalidad del mundo.
    Se añade que la Iglesia, madre y maestra, en general y a raíz de la Humanae Vitae dejó de hablar del amor humano, de la sexualidad. Somos seres sexuados, hombre y mujer. La sexualidad no nos la cargamos a la espalda.
    Además, esa ideología “nueva era” infiltrada en gran parte de la sociedad en que dentro de poco hay que adorar cualquier cosa, como tierra, arboles, animales, y cargarse al dañino ser humano.
    Amén de la lucha por la destrucción de aspectos relacionados con España, muy vigente en esta época.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: