El fondo y las formas

No se engañen no hay separatista bueno.

ortuzar-kssd-620x349abc

Se vive una época política convulsa. Una época en la que el temor, muy razonable por cierto, a la desaparición del orden actual y la llegada del caos bolivariano preside los pensamientos políticos del español de a pie.

Este temor provoca la búsqueda de “aliados” para frenar las amenaza del caos bolivariano. Muchos entienden que ese papel lo pueden jugar el PP y C´s, cada vez menos consideran al PSOE un agente útil en este proceso. En esta búsqueda se está dando la paradoja de que muchos incluyen en el grupo de aliados al PNV, uno de los grandes desestabilizadores de la vida política española.

Se habla, y nos tememos que con razón, de que en las elecciones vascas del domingo muchos votantes no separatistas votarán al PNV como garantía del orden establecido, ante la amenaza de un frente Bildu-Podemos. Y en la justificación de este proceso mental se habla de la transformación del PNV hacia un lenguaje moderado.

Es verdad, desde la caída de Ibarretxe y su plan el PNV optó por un discurso más plano, más tecnocrático. El presidente del gobierno vasco, Urkullu, tiene un tono y una forma de hablar que parece que nunca ha roto un plato. Por otra parte, como buenos alumnos de Arzallus, los separatistas vascos son maestros del lenguaje, y eso en muchas ocasiones supone el empleo del eufemismo.

Pero como vivimos en tiempos de tribulación política que genera inseguridad, y en tiempos en que la forma predomina sobre el fondo, esta estrategia va calando. Sólo así se entiende que el PNV aparezca como garantía frente al caos bolivariano. No porque en MQE pensemos que es mejor el caos bolivariano al PNV, sino porque el PNV está en la estrategia de generar otro caos, expulsar al estado español de Vascongadas y eso tan grave, al menos, como el caos bolivariano. Para muestra un botón, hoy en ABC Andoni Ortuzar (Presidente del PNV) – los subrayados son nuestros -:

¿Estamos ante la renuncia del PNV a su viejo anhelo del Estado vasco? 

No, el Partido Nacionalista Vasco lleva en su nombre su ideología. Euskadi es una nación con derechos políticos y hay que reconocérselo. Es verdad que no estamos en el momento fundacional. Hace 120 años, para Sabino Arana la meta era un Estado Nación, lo que veía en Europa, Hoy con los Estados cediendo autonomía y desdibujándose, el concepto de nación tiene que ser otro. Aspiramos a lograr el estatus de mayor libertad.

¿En qué se traduce ese estatus?

Conseguir el reconocimiento nacional en Europa y una relación de bilateralidad con España. Queremos una soberanía compartida con el Estado.

Pues hasta hace bien poco, 2009, el PNV sí defendía la independencia…

Y la seguimos defendiendo. No renunciamos a la última meta porque no sabes cuál es la evolución del mundo. Pero nos adecuamos al momento que vivimos. Igual que el partido socialista ha hecho un viaje del marxismo leninismo a la socialdemocracia.

….

 ¿Cuál es el nuevo plan del PNV?

Proponemos un proceso. Un acuerdo entre partidos vascos lo más plural posible. Una consulta habilitante para que la gente refrende. Con eso respaldo iríamos a negociar a Madrid. Lógicamente sujeto a modificaciones. Y ese resultado final tendríamos que someterlo a referéndum. Seguramente nos saldría una pregunta distinta a la de “¿independencia sí o no?

Todo con muy buenas formas (incluido el titular dado a la entrevista que concluye más allá de lo que dice el entrevistado), todo con un lenguaje exquisito, pero los objetivos, la independencia, permanecen. En MQE nos preguntamos que han hecho el PSE y PP Vasco para que la gente no separatista se plantee refugiarse en el voto al PNV y que esos votos puedan servir para plantear un proceso que acabe en con una consulta sobre una pregunta que no tiene por qué ser “¿independencia sí o no?” o quizás sí, decimos en MQE.

La inacción del PSE y PP Vasco ha llevado a muchos vascos a la situación de susto (profundización en el proceso separatista) o muerte (caos bolivariano), o ¿sería al revés?.

Mi querida y atolondrada España.

img_0014-8



Categorías:España, Separatismos

Etiquetas:, , ,

2 respuestas

  1. ¿Que no hay separatista bueno? Cierto, el felon se hace evidente cuando las circunstancias le son favorables, es un posibilista. Jamás hay que llegarlo a creer, aunque tenga la falsa apariencia de un amigo. De hecho, espera agazapado la oportunidad para clavar el cuchillo por la espalda.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: