La ignorancia de Iglesias: Isabel la Católica no huele mal

El profesor universitario se alimenta de twitter y leyendas urbanas

cortada-644-420-juan-antonio-morales-retrato-isabel-catolica-644x420

Polémica tuitera entre Esperanza Aguirre y Pablo Iglesias. La política defiende la toma de Granada por los Reyes Católicos, el podemita le responde: «Espero que Esperanza Aguirre no admire también los hábitos higiénicos de los Reyes Católicos. Patrioterismo rancio, inculto y reaccionario».

Y hace el ridículo. Porque el inculto, como demuestran sus palabras, es él.

Nos lo explica César Cervera en ABC:

Se ha dicho de forma irrespetuosa que la reina castellana Isabel «la Católica» era poco aseada y no se cambiaba de ropa nunca. Una leyenda que deriva de un juramento que nunca realizó: no se lavaría ni cambiaría de camisa hasta que Granada fuese conquistada por los cristianos. En verdad quien aseguró –aunque de forma simbólica– que no se cambiaría de camisa hasta pacificar Flandes fue su tataranieta Isabel Clara Eugenia, hija de Felipe II y gobernadora de los Países Bajos. Esta afirmación fue realizada en el contexto de la Guerra de Flandes, durante el sitio de Ostende (Bélgica) que duró más de tres años, de 1601 a 1604.

Isabel resultaba para los estandartes de la época un rara avis. Su confesor, fray Hernando de Talavera, le reprochaba a veces el excesivo cuidado que, según él, prestaba a su cuerpo y a su alimentación. También se sabe que se sintió muy afectada cuando se enteró de que su hija Juana se negaba a cambiarse de ropa interior, entre sus muchas locuras.

Solo en sus últimos meses de vida, con el cuerpo ulcerado y víctima de una grave enfermedad, pudo ser posible que la reina desprendiera mal olor. En este sentido, todavía en la actualidad existen dudas sobre la dolencia que consumió a la Reina en un plazo de tres años, desde que se mostraron los primeros síntomas.”
Mi querida e inculta España

MQETWFACE



Categorías:Historia, Podemos, Sin categoría

Etiquetas:, , , , , ,

1 respuesta

  1. Iglesias es una persona vulgar y con poca cultura (aparte de lo específico de su carrera, de la que espero que sepa algo), y encima presume de todo lo contrario, lo que hace que meta la pata continuamente y quede a la altura del betún. Menos para sus correligionarios, claro, cuya indigencia intelectual es igual que la suya.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: