Lección “republicana” de Memoria histórica

Una esquela que hace pensar

000000000000-f

Lo explica Francisco José Fernández de la Cigoña en su popular blog “La cigüeña de la torre“:

“Apareció en el número del 1 de mayo.

Y dice así:

LXXX Aniversario de

El Señor

Don Fabriciano Posada Codón

Maestro de la República

Inspector de Primera Enseñanza de la Provincia de Oviedo

Falleció en Cangas del Narcea (Asturias)

En mayo de 1937

Víctima del desgobierno y del odio frtricida, natural de Arrabalde (Zamora), estudiante en el seminario de Astorga. Maestro en Alija (León), y activo militante del sindicato FETE-UGT.

D.E.P.

Tu esposa y también maestra doña María Alonso Zorita, y tus hijos María-Jesús, Fabriciano, Caridad-Rosa y Esperanza, que murieron con la herida de tu temprana desaparición sin fecha ni lugar concretos para poder honrarte nunca te olvidaron; y tus nietos, que hemos vivido en una España en paz y además en convivencia democrática, igualmente te recordamos y

Rogamos una oración por tu alma.

El texto es sorprendente. Por poco habitual en las esquelas.

No es difícil  colegir que su esposa, y también maestra, se casaría como muy tarde en 1930  por lo que hoy es seguro que fallecida pues tendría más de cien años. Parece que también han muerto ya sus cuatro hijos. La más joven, si hubiera nacida en 1936, tendría ya 91 años.

Parece que tampoco es aventurado afirmar que el maestro fue asesinado o ejecutado, ambas cosas son posibles, por los nacionales. En mayo de 1937 Oviedo ya había sido liberada y el resto de Asturias estaba a punto de caer. Aunque también los otros asesinaron a algunos de los suyos.

Lo que me parece muy digno de reseñar es la actitud de sus nietos. Dignísima. Sin nada que ver con la sectaria memoria histórica aunque sí con la memoria entrañable de su abuelo. Un auténtico ejemplo de lo que deberíamos vivir hoy. Recuerdo y olvido. A mí un abuelo lo asesinaron los rojos y un tío mío murió en combate en el frente de Asturias. Un tío abuelo de mi mujer y un hijo suyo, apenas superada la adolescencia, fueron asesinados por los nacionales. Es posible que el padre tuviera responsabilidades, el hijo, ninguna. Y eso se ha dado en muchas familias españolas. Mi abuelo materno fue asesinado por los rojos y un primo carnal suyo por los nacionales. Esa es nuestra historia. Penosa pero real. Intentar revivirla hoy me parece absurdo y miserable. Han pasado setenta años. Sólo quedamos nietos. Y algunos ya muy mayores.

Los de éste, que además se llamaba Fabriciano como mi padre, han dado un testimonio a la vez de afecto y de cordura. Y de religión. Piden una oración por su alma. La mía ya la han tenido. Que los lectores que quieran le encomienden también.”

Mi querida y digna España

MQE



Categorías:Memoria Histórica, Sin categoría

Etiquetas:, , , ,

2 respuestas

  1. Reblogueó esto en El Heraldo Montañés.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: