Gracias, Amancio Ortega

Porque aún hay españoles agradecidos y sensatos

102737598-175675141.530x298

Frente a tanto envidioso y desgradecido, hay españoles que le reconocemos a Amancio Ortega el mérito de ser un gran empresario, que ha creado riqueza para todos (en primer lugar para todos sus empleados y sus familias) y que, además, está demostyrando su generosidad con sus compatriotas apoyando económicamente distintos proyectos sanitarios.

Es lo que nos explica Carlos López con palabras que hacemos nuestras y que, tirando del hilo, llegan a conclusiones importantes:

“Varias asociaciones que se autotitulan defensoras de la sanidad pública han mostrado su ofendido rechazo a una donación de cientos de millones de euros del multimillonario Amancio Ortega, destinada a adquirir costosos equipos para el tratamiento del cáncer.

¡No quiero ni pensar en cómo se las gastarán las asociaciones enemigas de la sanidad pública! Pero es de justicia escuchar los argumentos de las primeras. En resumen, dicen que la sanidad pública no debe estar al albur de la caridad privada, sino que debe financiarse mediante los impuestos.

El presidente de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, ha remachado el mismo razonamiento al afirmar que la Sanidad “no puede depender de cuántos pantalones o faldas venda Zara”, en alusión a la conocida marca fundada por Ortega.

Por supuesto, el señor Fernández expresa un deseo, disfrazado de juicio de valor, que choca directamente con la realidad; algo congénito en la izquierda, ya sea socialdemócrata, comunista o de entretiempo. Él podrá querer que la sanidad dependa de lo que dependa, pero el hecho es que por pura lógica, un país gozará de mejor sanidad cuanto más rico sea, es decir, más produzca. Pantalones, faldas, zapatos, coches, hidroaviones, neveras, naranjas y pimientos: el entero Producto Interior Bruto.

Todos los servicios públicos y privados de una sociedad, sin excepción, se financian gracias a impuestos o donaciones de los empresarios y los asalariados contratados por los primeros. Como no podría ser de otra manera.

Dicho sea de paso, incluso es más efectivo que alguien done directamente su dinero para comprar aparatos de radioterapia, que no que ese dinero pase previamente por manos de una legión de burócratas que pueden decidir dedicarlo a otros menesteres, además de sus propios sueldos, como por ejemplo… subvencionar a las asociaciones de defensa de la sanidad pública.

En cualquier caso, pretender que el nivel de vida de una sociedad no dependa de su productividad es sencillamente pueril, es puro pensamiento mágico. Si quieren una sanidad “blindada”, libre de las garras del “neoliberalismo”, vayan a ver cualquier hospital cubano o veneozolano.

Pero quisiera ir más al fondo de este asunto. La noticia de las críticas a la donación de Ortega ha coincidido más o menos en el tiempo con la muerte de Ignacio Echeverría en un atentado islamista en Londres. Como saben, este hombre acudió heroicamente a defender a una mujer que estaba siendo atacada por los terroristas, armado únicamente con un monopatín, y murió asesinado en el empeño.

Pues bien, en las redes sociales y no sé si también en otros medios de comunicación, no han faltado los miserables de guardia que han calificado de tonto o poco menos a Ignacio Echeverría por perder la vida de esa manera, en lugar de salir huyendo como casi todo el mundo.

La conexión entre ambas noticias no puede ser más llamativa, sin pretender en absoluto comparar a sus protagonistas. Uno se ha desprendido de una parte de su riqueza que no necesita, mientras que el otro ha dado todo lo que tenía: su propia vida. Pero lo que sí son comparables son las reacciones. En ambos casos se reprueba vilmente el altruísmo, se llega a poner bajo insidiosa sospecha la generosidad. Desgravar a Hacienda, o actuar atolondradamente, son torpes explicaciones que ensayan las almas innobles para asimilar lo que no entienden.

Hay un tercer ejemplo, de carácter menor, pero que responde al mismo tipo de mezquindad increíble pero cierta. Son esas mujeres que se toman a mal que un hombre les ceda caballerosamente el paso o el asiento. Lo consideran un ejemplo de vetusto machismo, o como se dice ahora, “micromachismo”, que no debe dejarse pasar sin denunciar, porque está en el inicio de la siniestra espiral patriarcal que termina en el asesinato de mujeres a manos de sus parejas masculinas.

Resulta inevitable detectar en estas formas de desagradecimiento una incapacidad innata para comprender la generosidad, el heroísmo y la mera cortesía, y es siempre tentador echarse unos chistes a cuenta de “la merma”, como llaman algunos castizos a los tontiprogres que pululan en las redes sociales. Craso error si nos quedamos sólo ahí. No se trata tanto de un problema de disfunción psicológica o mala educación: tales actitudes derivan de premisas ideológicas muy determinadas, que pueden cegar al más pintado.

A riesgo de resultar excesivamente reiterativo, permítanme recordarles una tesis elemental. El progresismo considera que el mal (la pobreza, la violencia, la injusticia) es algo estructural, y que por tanto debe combatirse estructuralmente. Aquí “estructural” quiere decir en parte impersonal, y en parte artificial, aunque parezca contradictorio, y probablemente lo sea.

Esto viene en gran medida de Jean-Jacques Rousseau, que consideraba al hombre bueno por naturaleza (el “buen salvaje”), pese a lo cual la sociedad, y en especial la propiedad privada, lo han pervertido. De ahí que los progres crean que es factible, al menos teóricamente, una sociedad en la que el mal sencillamente no sea posible, o se haya reducido a un mínimo residual, mediante las adecuadas reformas.

Ahora bien, noten lo que eso implica. En una sociedad como ellos imaginan, determinadas formas del bien no tienen cabida. Sin ir más lejos, la generosidad o el heroísmo. Porque en esa utopía igualitaria y pacífica que ellos imaginan, no hay ricos ni pobres, no hay terroristas, no hay delincuentes, y por tanto no se necesitan filántropos ni héroes; no hay sencillamente ocasión para el ejercicio de tales virtudes. Igualmente, está de más cualquier forma de galantería viril, porque las mujeres son exactamente iguales a los hombres. Si el mal es una estructura, una forma de organización, el bien también debe serlo.

Ahora volvamos a la realidad: toda esta es una ensoñación de idiotas y para idiotas. La violencia no se elimina mediante la educación y la igualdad. La mayoría de terroristas islamistas en Europa ha recibido ayudas públicas, ha tenido acceso a la enseñanza, superior en algunos casos, y eso no les ha disuadido de odiar profundamente a la sociedad de acogida, o en la que han nacido, hasta el punto de cometer los más execrables asesinatos.

La mayor igualdad entre hombres y mujeres no acaba tampoco con los asesinatos de parejas, pero no porque un machismo atávico se resista a desaparecer: esto no tiene casi nunca nada que ver, en nuestra cultura, con el machismo, sino en cualquier caso con el pecado original, que es lo que lleva a algunos a matar a sus semejantes, frecuentemente a la persona con la que conviven, sea hombre o mujer, de sexo distinto o del mismo. Es más, la igualdad sexual llevada al absurdo no tiene otro efecto que desacreditar las normas con las que al menos la vieja cortesía dulcificaba el trato entre los sexos.

Rescatando el tema de la donación de Amancio Ortega, aumentar los impuestos a las empresas hasta niveles confiscatorios sólo consigue que su productividad se resienta, que es tanto como decir que la sociedad se empobrezca, y por tanto, haya menos dinero para la sanidad pública, se pongan como se pongan sus supuestos defensores. Los políticos pueden hacernos más pobres, como lo demuestra el caso de Venezuela, el país con las mayores reservas de petróleo del mundo; en cambio no pueden hacernos más ricos, porque incrementar la presión fiscal, o imprimir más billetes de banco, no aumenta un ápice la riqueza real.

La escasez, tanto absoluta como relativa, es consustancial a la existencia humana. Asimismo, el mal se halla en germen en cada uno de nosotros. Por eso siempre serán necesarios y bienvenidos, además por supuesto de las fuerzas del orden y otras instituciones sociales, los héroes, las Hermanitas de los Pobres y los Zaqueos generosos. Y sobre todo, por eso es necesario el Salvador, porque solos no podemos luchar contra el mal.

En lo más profundo de sus almas, oscuramente, quizás los progres llegan a barruntar algo de esto, aunque sólo sea porque sus intentos de erradicar el “mal estructural” fracasan una y otra vez. Pero en lugar de rectificar, de cambiar la estrategia para enfrentarse al mal, es por lo pronto más fácil… atacar al bien.

No acabaremos, con las recetas progresistas, con el terrorismo, con la pobreza ni con el maltrato, pero al menos pongamos en la picota a héroes cívicos, a filántropos, a empresarios creadores de empleos, a madres abnegadas y a caballeros bien educados. Así prepararemos el camino de la espléndida utopía en la que serán todos ellos sustituibles por funcionarios o por robots, y habrá sido por fin eliminada del vocabulario la reaccionaria palabra gracias.”

Mi querida y agradecida España

MQETWFACE



Categorías:España, Sin categoría

Etiquetas:, , ,

2 respuestas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: