Elecciones en Cataluña

¿Es posible? ¿Para qué?

Parecería que fueran el remedio a todos los males. Es la medida que parece estar esperando o pidiendo todo el espectro del llamado constitucionalismo.

Por un lado, Ciudadanos pide que se aplique el artículo 155 y se convoquen elecciones. Por otra parte, PP y PSOE parecen estar esperando que Puigdemont convoque elecciones y así evitar la aplicación del artículo 155.

Incluso en el ámbito separatista algunas voces llaman a nuevas elecciones para tratar de “legitimar” el prusés y evitar la posible intervención de la Generalidad catalana.

Sin embargo, este análisis por parte del constitucionalismo demuestra un diagnóstico equivocado.

En primer lugar, porque un golpe de estado no se soluciona ni resuelve con elecciones. Para parar un golpe de estado lo que corresponde es la actuación del estado de derecho. ¿Se imaginan que tras el 23-F se hubieran pedido elecciones? Unas elecciones, además, en las que se hubiera permitido la participación de los golpistas. Eso es lo que sucedería ahora si se convocan elecciones. Es más, ¿qué sucedería si los separatistas vuelven a ganar? ¿Querría decir eso que el golpe de estado está legitimado?

En segundo lugar, porque en Cataluña no se dan las condiciones mínimas para garantizar el carácter democrático de unas elecciones. La opresión separatista hoy genera tal control sobre la sociedad catalana, sobre una buena parte de ella que no hay libertad real. Los niveles de propaganda y adoctrinamiento son tales que no permiten asegurar el libre ejercicio del voto. El estado de violencia en que vive hoy la sociedad catalana no parece que sea el más adecuado para una elecciones en libertad.

Por tanto, lo que ahora hace falta es sanar Cataluña:

  • devolver a los catalanes sus libertades y derechos;
  • acabar con los aparatos de propaganda y adoctrinamiento;
  • garantizar que los Mozos de Escuadra están al servicio de todos los catalanes;
  • devolver el estado de tranquilidad y convivencia a la sociedad catalana.

Es muy bueno votar, pero cuando se vota en las condiciones adecuadas. El realismo y la prudencia política exigen que antes de votar sea necesario regenerar social e institucionalmente a Cataluña, restablecer el orden legal, en palabras de su Majestad, Felipe VI. Esa tarea es labor del gobierno de España, no de los ciudadanos a través de su voto.

Ya llegará el momento votar. Ya llegará el momento de preguntarse sobre quién debe gobernar Cataluña. Ahora es momento de trabajar no de votar.

Mi querida y trabajadora España.



Categorías:Cataluña, España, Unidad de España

Etiquetas:, , ,

2 respuestas

  1. Primero hay que sanear Cataluña, que va a llevar mucho tiempo. Y luego que convoquen elecciones.

    Me gusta

  2. Lo peor que puede ocurrir ahora es que se convoquen elecciones
    Tenemos el gobierno mas tonto del mundo. Dios nos ampare.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: