La manada

Tronos a las causas y cadalsos a las consecuencias.

Uno se queda sobrecogido con la actuación de “La Manada” en los Sanfermines. Parece increíble que en España, en el mundo, haya personas que sean capaces de actuar así. Nos da igual en MQE si fue una agresión o hubo voluntariedad en la chica. Lo primero, que presuntamente parece lo más probable, no cabe duda de que es gravísimo y de confirmarse debería provocar que cayera todo el peso de la ley sobre “La Manada”.

Pero aunque se pudiera demostrar que hubo voluntariedad en la chica es realmente grave que en España haya jóvenes a los que no les importe utilizar una mujer como un objeto de usar y tirar; que además sean capaces de grabar su impresentable  comportamiento; y no contentos con eso lo comparten en mensajes o redes, debe ser para regodearse en su lamentable e indigno comportamiento.

Alguno podrá pensar que nos hemos caído de un guindo, pensará estos de MQE no saben en que mundo viven. Nada más lejos de la realidad. Sabemos muy bien en qué mundo vivimos y por eso lo que nos preocupa es que nadie se pregunte como es posible que haya comportamiento como los de “La Manada”.

Sí, faltaría más, todo el mundo los critica, no es para menos. Pero nadie se pregunta por la causas de que hayamos llegado a esto. ¿A nadie se le ocurre que la tan cacareada y defendida revolución sexual tiene que ver con esto? ¿Nadie piensa que la sociedad hipersexualizada en la que vivimos – basta ver revistas, publicidad, series, películas, tertulias – tiene que ver con esto? ¿Tendrá que ver con esto la permanente promoción de una sexualidad al margen del amor y la procreación?

Mucho de los que hoy critican, y hacen bien a “La Manada”, son lo mismos que defienden todo este tipo de acciones e ideas que no dejan de pervertir a nuestra sociedad.

De nada sirve quejarse o criticar las consecuencias y no atajar o preguntarse por las causas. Aquí quizás es donde más se nota la hipocresía de nuestras sociedad que como diría Balmes: pone tronos a las causas y cadalsos a las consecuencia.

Mi querida e hipócrita España.



Categorías:Sexualidad

Etiquetas:, ,

1 respuesta

  1. Y encima le echan la culpa a la víctima. No puedo creer que ninguna mujer acepte que la violen cinco mamarrachos borrachos. Eso no cabe en cabeza de nadie. Menos en la de ciertos canallas, claro.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: