Inmigración

¿Problema irresoluble?

La inmigración es principal y fundamentalmente un drama. Un drama por muchas razones:

  • normalmente el que emigra lo hace por mala la situación socio-económica de su nación. Se ve “obligado” a dejar su patria. Eso no gusta a nadie.
  • muchos de los “obligados” a emigrar caen en manos de las mafias que los extorsionan, roban y abusan, incluso sexualmente – sobre todo en el caso de las mujeres, y bastantes pierden la vida.
  • al llegar a la nación de acogida muchas veces no se integran, por responsabilidad suya o de la nación de acogida, y viven en unas condiciones indignas, aunque mejores que las de su nación de origen.
  • la inmigración mal gestionada por los gobiernos provoca también daños importantes en la sociedad de acogida. En el caso de la inmigración islámica los hechos recientes nos han demostrado que también es una amenaza en el caso particular deOccidente.

La inmigración también tiene aspectos positivos que hay que valorar. La posibilidad de que personas accedan a una vida mejor; la posibilidad de que las sociedades de acogida reciban la contribución y aportación de los inmigrantes.

Esos aspectos positivos explican por qué no tiene sentido querer blindar injustificadamente unas fronteras. Sin embargo, el drama que supone exige una actuación profunda, constante y contundente por parte de los gobiernos, en especial de las naciones de acogida, en tres líneas básicas:

  • actuar en el origen del problema, en las naciones de origen, promoviendo los principios y valores derivados del reconocimiento de la dignidad de la personas; ayudando a eliminar la corrupción; contribuyendo a fomentar el desarrollo económico;…. Esto no siempre es fácil ni posible pero hay que intentarlo.
  • luchar contra las mafias que se aprovechan y lucran con los emigrantes.
  • controlar y desincentivar la inmigración. En primer lugar para evitar hacerles el caldo de cultivo a las mafias; en segundo lugar, para proteger a las sociedades de acogida.

En este último punto muchos suelen estar de acuerdo pero plantean una imposibilidad real de gestión del problema.

La realidad desmiente este hecho, hay naciones que lo están haciendo y obteniendo frutos. Algunos rápidamente pensarán en la “insolidaria” Hungría y su “impresentable” líder Viktor Orban. Pero no no es el caso del que nos habla Carlos Estaban en La Gaceta. Carlos Estaban nos habla de Austria y del ÖVP (Partido Popular Austriaco – El PP de Austria) que ha logrado reducir el número de solicitudes de asilo de 37.256 en el mismo período de 2016 a los actuales 21.130, 16.000 menos.

Una vez más se demuestra que si se quiere, hay voluntad política, se puede.

Mi querida y acogedora España.



Categorías:Europa, Inmigración, Islam

Etiquetas:, , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: