Recuperemos una historia honesta

Contra la Memoria Histórica y otras mentiras maniqueas

Manuel-Bustos_1131197233_67950737_667x375.jpg

Nos jugamos mucho con esto de la Historia: ¡nada menos que saber quién somos!

El catedrático Manuel Bustos alerta en el Diario de Sevilla de la decadencia de las publicaciones sobre temas históricos, que han dejado atrás tiempos de investigación seria para lanzarse de cabeza, con algunas honrosas excepciones, a una hitoriografía politizada y manipuladora. Escribe Bustos:

“La politización experimentada por la sociedad y la cultura españolas, al socaire sobre todo de los intereses nacionalistas y de la hegemonía cultural de la izquierda (en particular a través de la llamada Memoria Histórica y de sus estereotipos), ha ido progresivamente cambiando el panorama. Se busca una Historia de buenos y malos, de victorias que fueron derrotas o de soberanías inexistentes. Hay excesivo presentismo. Así, la Historia no ofrece, a ojos de muchos hipotéticos lectores, una garantía de objetividad.

(…)

La importancia de la Historia como generadora de nuestra visión del mundo e, incluso, de nuestro propio país, ha hecho siempre de esta disciplina objeto de deseo de los poderosos y políticos en general. Saben que una Historia moldeada según su conveniencia puede ayudarles en sus propósitos, exaltando o denigrando lo que desean y, por tanto, ajustando a ellos su visión del tiempo pasado. Candidatos a servirles en sus objetivos no han de faltar, y así historiadores e pseudohistoriadores atraídos por las prebendas que pudieran recibir del poder, o que superponen el triunfo de la causa -la que sea- a la verdad, siempre han de existir. Entienden que si nadan en la dirección de quien manda tendrán mayor facilidad para publicar y difundir sus trabajos, aunque no sean de calidad; para obtener ayudas económicas, estar presentes en los medios afines o conferenciar. Y como la tentación es grande, sucumben a ella con todo tipo de argumentos.

Pero también los hay, cuya capacidad crítica apenas se ha ejercitado en la universidad, no distinguen la realidad del tópico, apenas tienen reflexión propia y sacrifican la objetividad a la explicación o la idea preconcebida de su cabeza. Algunas veces aciertan, pero la mayoría consigue encender o mantener la llama del error y transmitirla a la sociedad. De todo hay en la viña del Señor. Por eso conviene que el lector se asesore antes de consumir un producto falso y contaminante. Los historiadores tenemos un compromiso con la herencia científica que recibimos. El esfuerzo en favor de una Historia limpia y honesta es una tarea nunca acabada, y que urge en la España de hoy.”

¡Y tanto que urge! Ojalá muchos historiadores escuchen la llamada del profesor Bustos.

Mi querida y leída España

MQE



Categorías:Historia, Memoria Histórica, Sin categoría

Etiquetas:, , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: