El sectarismo político del cine español, matemáticamente demostrado

Víctor Miguel Pérez Velasco se ha entretenido en hacer las cuentas

libertarias.jpg

Y Carmelo López-Arias nos lo explica en El Semanal Digital:

“Las cifras cantan: entre 1940 y 1975 se hicieron 39 películas sobre la Guerra Civil, y entre 1976 y 2008 se hicieron 50. Es decir, en tres años menos, 11 películas más. Dicho de otro modo, en casi un 10% de tiempo menos, casi un 30% de películas más.

Más guerracivilismo… y más adoctrinador

Estos datos los ofrece Víctor Miguel Pérez Velasco en un estudio concluyente: Cine español y adoctrinamiento político en democracia (Sepha). Donde precisa algo más: el “calado adoctrinador” de esas películas es “igual e incluso mayor que en el periodo franquista”. Asumiendo que en ambos periodos la parcialidad fuese la norma, “se observa una relajación a partir de mediados los años sesenta” en la carga ideológica de las producciones durante el régimen de Franco, mientras que en el periodo democrático no sucede así.

Pérez Velasco, trabajador metalúrgico primero y psicólogo después y ahora, militó en los años setenta en la izquierda libertaria antifranquista y hasta 1981 fue secretario federal de Formación del Partido Sindicalista, grupo que acabaría integrándose en Izquierda Unida. No se puede pues prejuzgar su trabajo con etiquetas cómodas (franquista, derechista, etc.) para obviar sus conclusiones incómodas. Conclusiones, por cierto, abochornantes para todos los partidos que han gobernado desde 1977, pues tanto bajo UCD como bajo el PP, como bajo los dos mandatos del PSOE (“socialdemócrata” el de Felipe González, “socialdemócrata-radical” el de José Luis Rodríguez Zapatero), la proporción es idéntica.

Cero patatero

Y ¿cuál es la proporción? El autor examina 50 películas y documentales seleccionados según criterios objetivos, y desde luego las más conocidas y representativas de nuestro cine en estas últimas décadas. Además se limitan a la Guerra Civil y dejan fuera las que versan sobre el mismo franquismo, lo cual habría hecho los resultados aún más abrumadores. Pues bien, de 50, hay 0 (cero patatero) películas que puedan considerarse ni directa ni indirectamente, ni rotunda ni ligeramente, favorables al bando nacional.

Este dato no sorprenderá a nadie, pues nadie puede tener memoria de lo contrario, pero verlo demostrado no deja de impresionar.

Media España (como mínimo) paga para que se la insulte

Impresiona porque, dice Pérez Velasco, “con mayor énfasis deberá ser denunciado el adoctrinamiento en un periodo democrático, precisamente porque durante él se espera un tratamiento transparente, veraz y contrastado de hechos e ideas”, en vez de lo que considera “desquite histórico, por no decir revancha” que ha sucedido en realidad respecto a la situación anterior.

E impresiona también por otro hecho, en el que este libro sólo pasa de refilón, como es la generosidad de dinero público que ha avalado esta parcialidad que margina automáticamente, como mínimo, a la media España que subvenciona a la fuerza ese cine.

Sólo dos (el 4%) se salvan

De las cincuenta películas analizadas una a una sobre orientación ideológica y potencial adoctrinador (sin entrar en valoraciones artísticas), sólo dos podrían ser consideradas neutrales, y las dos, curiosamente, de humor: La vaquilla y Biba la banda. Y son, de todas ellas, las que supusieron un mayor éxito de taquilla, señal de que es justamente la huida de la perspectiva de buenos y malos la que gusta al público porque humaniza la tragedia.

En términos numéricos, de las 50 películas son prorrepublicanas 37 (el 74%) y neutrales 13 (26%). En cuanto a potencial adoctrinador, es alto en 17 (34%), medio en 11 (22%), bajo en 5 (10%) y nulo en 17 (34%): dicho de otro modo, existe en un 66% de los casos.

De las 15 películas biográficas, 12 se centran en personajes republicanos, 2 son sobre Francisco Franco (contrarias), y 1 versa sobre un sacerdote, Miguel Ayerra, que denunció abusos que se estaban produciendo en el bando nacional. Cien por cien frentepopulismo, pues, en ese subgénero específico.

Las bases del adoctrinamiento

Además del estudio cuantitativo, un valor importante del libro de Víctor Miguel Pérez Velasco es que sitúa todos estos datos en un estudio teórico, en los primeros capítulos, sobre el adoctrinamiento político y sus técnicas de modificación de conducta.

Técnicas que se orientan, en última instancia, a un rédito ideológico y electoral, y consisten en: refuerzo positivo, refuerzo negativo, castigo, extinción, moldeado, modelado, generalización, identificación, imitación, atribución, comunicación de masas, transmisión subliminal, persuasión y propaganda.

El autor estudia luego cómo se aplica todo este arsenal a los bandos nacional y republicano para satanizar uno y beatificar otro, manipulando unos hechos y ocultando otros, y en todo caso sepultando la verdad.

En resumen, más allá de las opiniones artísticas que pueda suscitar este medio centenar de filmes, el dato de que ni una sola sea “probando nacional” es “escalofriante” y supone una “sombra” para el cine español, cuyo “legado predominante cinematográfico ha sido la ocultación de los hechos de un bando por un lado, y el jaleado de los hechos de su antagonista por otro… La izquierda parece que hubiese querido imponer una suerte de censura sobre sus desatinos del pasado poniendo el foco en lo negativo de su adversario”.

Esto, intuitivamente, todos los sabíamos. Pero en estas páginas queda demostrado hasta en el más mínimo detalle, título a título, para bochorno de quienes, con nombres y apellidos, han hecho posible el desmán.”

Mi querida y adoctrinadora España

MQE



Categorías:Cine, Guerra civil, Sin categoría

Etiquetas:, , , , ,

3 respuestas

  1. El efecto de estos ejemplares del “séptimo arte” es cada vez menor: la realidad es que ya casi nadie, aparte de los muy convencidos, va a ver esta bazofia. Desde un punto de vista científico, “Libertarias” o “Las trece rosas” son equiparables a “Raza” o “Sin novedad en el Alcázar”, aunque bien mirado éstas últimas eran bastante más entretenidas para su receptor que los otros peñazos.

    Me gusta

  2. Pero es que el gobierno solo da subvenciones a los rojeras. Este y todos los demás. Es vergonzoso.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: