Lo que realmente pasó en ARCO

Estamos ante un montaje perfectamente guionizado

ARCO-Arte_contemporaneo-Libertad_de_expresion-Arte_286734644_66668101_1024x576

Mucho se ha hablado de la censura a la obra de Santiago Sierra en el pasado ARCO. Una cuestión de derechos fundamentales, ¿no?

Juan Bonilla, desde El Mundo, nos explica lo que realmente pasó. Y es muy diferente de lo que te han vendido:

“La obra de Santiago Sierra que tanto ruido ha merecido después de que su galerista la quitara de una pared de ARCO ante una sugerencia de la dirección de Ifema, no consiste, como se cree, en una serie de retratos pixelados de supuestos presos políticos: la obra completa consiste en la sugerencia de Ifema, la decisión de la galerista, la pared en blanco, el empresario que la compra, las miles de palabras que se han escrito. Voy a colaborar, pues, con esa obra de Sierra, que lo único que pretende es conquistar el estatuto de víctima de una censura inexistente, sin la cual la obra hubiera pasado desapercibida, pues no tenía nada que decir y no estaba cargada de otra esencia que su propia capacidad virtual de generar espectáculo.

Una buena prueba de que todo había sido escrupulosamente guionizado es la cantidad imponente de cuadernillos de cara impresión y formato grande que se había preparado para satisfacer la elocuente demanda del público en cuanto la obra fuera descolgada: se agotaron, naturalmente, al precio de 10 euros. Otra prueba es que los 96.000 euros que cuesta la obra, los pagó un empresario audiovisual que se propone exhibirla para colgarse la medalla de desafiar a unas autoridades que en ningún momento prohibieron nada.

Así pues, hay que quitarse el sombrero ante el ingenio del artista y la galerista: utilizaron el concepto correcto –Censura– y a pesar de que nadie se la aplicó al uno ni forzó a que retirara la obra la otra, consiguieron que se le prestase atención y se destacase en la marabunta de obras de ARCO.

Conociendo exquisitamente los mecanismos que consiguen que algo se suba a la cresta de la ola y dé que hablar –sin la más mínima complejidad ni necesidad de argumentos ni siquiera valoraciones estéticas, sólo a través del escándalo–, logró salirse con la suya, hacer que una corriente eléctrica recorriera el país ante una supuesta imposición del poder para taponar un mensaje que, paradójicamente, ha multiplicado por mucho su capacidad de alcance. Esa era realmente su obra: la serie de retratos de supuestos presos políticos no pasa de ser el pedestal sobre el que colgarla.

Evidentemente Santiago Sierra, que ha hecho cosas como meter una cámara de gas dentro de una sinagoga, prohibir la entrada a un pabellón de la Bienal de Venecia a todo aquel que no llevase pasaporte español (dentro del pabellón no había sino escombros) o pagar a gente por las cosas más variadas, desde escribir durante horas «El trabajo es la dictadura» a masturbarse ante la cámara, sabe muy bien que su blanda denuncia de que tenemos presos políticos en la España contemporánea es, cuanto menos, muy pánfila: en tertulias de prime time, en miles de artículos y millones de tuits, en el estadio del Barça, ya se ha denunciado que España tiene presos políticos sin que nadie ejerciera ninguna censura ante tales declaraciones.

Pero la representación de esa declaración, a través de una obra sin duda muy pobre, cuya única fortaleza es el victimismo, debía magnificarse con algo que la elevase por encima del horizonte de la obviedad. Y no cabe sino reconocer que galerista y artista lo han conseguido”.

Mi querida y pícara España

MQE



Categorías:Cultura, Sin categoría

Etiquetas:, , , , ,

1 respuesta

  1. Cualquier manipulación con tal de justificar que el arte está ausente.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: