Rajoy: todas las oportunidades desaprovechadas

Un antiguo político del PP señala los déficits que han lastrado a Rajoy

rajoy-se-va010618.jpg

Muy interesante el balance que hace Javier Fernández-Lasquetty. Pudo reformar España, prefirió mantener el statu quo y ahora éste le pasa por encima. Triste balance:

“Caer derribado en política por haber intentado aplicar tus principios y valores es algo que vale la pena. Si no puedes hacer aquello en lo que crees, ¿para qué continuar? Este no es el caso de Rajoy. Ningún gobernante español ha tenido más ni mejores oportunidades para haber hecho algo verdaderamente transformador en favor de los españoles. Ha desaprovechado todas las oportunidades. Todas las ha dejado pasar, y siempre por el mismo motivo: pensando que si no hacía nada nunca perdería el poder. Ahora ha perdido el poder y, al marcharse, no queda nada. Siete años de gobierno tirados a la basura.

En sus 15 años al frente del Partido Popular y, más tarde, del gobierno, Rajoy ha actuado voluntariamente para reducir el perfil ideológico del centro-derecha liberal. Realmente lo ha hecho desaparecer por completo, aceptando uno por uno todos los dogmas y las modas de una izquierda envalentonada porque ya nadie le recuerda que el socialismo siempre ha aumentado la pobreza al mismo ritmo que reduce la libertad individual. Nadie está defendiendo los valores de la libertad y la responsabilidad individual. La batalla cultural e ideológica se ha perdido porque Rajoy ha laminado a todos los que estaban dispuestos a librarla.

Rajoy recibió en 2011 una amplísima mayoría absoluta. España estaba en el punto más bajo de una crisis económica, social y moral. El mandato que le dieron sus votantes fue para hacer reformas profundas. Le votaron para hacer incluso aquellas reformas que muchos votantes sabían que no les iban a gustar, pero también sabían que eran necesario hacerlas.

Solo hizo una reforma, la del mercado de trabajo. No reformó nada en el principal problema que tiene España: el exceso de gasto público. Rehuyó la oportunidad de hacer reformas en los principales componentes del gasto público: pensiones, salud, educación y desempleo. Hubiera sido el momento, y lo dejó pasar deliberadamente. La anterior crisis comenzó con una deuda pública inferior al 40% del PIB. La próxima crisis le caerá a una España con un 100% del PIB en deuda pública.

Si la única reforma que se hizo –la del empleo, que fue una buena reforma- ha sido capaz de sacar a España de la crisis, ¿qué no hubiera conseguido un programa completo de reformas liberalizadoras? Con menos intervencionismo, menos obsesión regulatoria, menos empleados públicos y menos impuestos, España estaría en condiciones de afrontar su principal reto: el que inevitablemente viene del envejecimiento de la población, con generaciones jóvenes mucho menos numerosas que las de quienes ya vamos cumpliendo años.

Rajoy tuvo también la oportunidad de vencer al independentismo liberticida que quiere imponer el espíritu de la tribu por encima de cualquier cosa. También ha dejado pasar la oportunidad. Incluso ha renunciado a vencer sobre la banda terrorista ETA, que ya estaba derrotada, y a la que ha dejado salir tan airosa que incluso ha sido capaz de votar contra él en la moción de censura.

En noviembre de 2014 el gobierno autonómico de Cataluña dio un golpe de estado mediante un referéndum fraudulento. Rajoy lo dejó pasar. Tres años después, el siguiente gobierno autonómico catalán llevó hasta el extremo el golpe de estado. Rajoy recibió el mandato del parlamento y de los ciudadanos manifestándose en las calles de Barcelona, para aplicar la Constitución y defender la libertad desmontando las estructuras golpistas. Tenía el poder para limitar el poder. No ha querido hacerlo. Ahora son los golpistas quienes han nombrado al nuevo presidente del gobierno español.

Rajoy pudo haber roto con el estilo de conducta gubernamental cuyo peor exponente fue Pérez Rubalcaba: la utilización simultánea de la policía, el espionaje y determinados medios de comunicación para destruir a los adversarios políticos. No solo ha desaprovechado la oportunidad de hacerlo, sino que ha dirigido esa maquinaria contra aquellos a quienes consideraba potenciales rivales internos. No ha perseguido la corrupción, sino que la ha utilizado como herramienta de combate en sus interminables y devastadoras purgas internas.

Se va Rajoy y de él no va a quedar ni la memoria. La única oportunidad que surge ahora es la que tiene por condición su salida y la de todos los que le han rodeado en estos años, el abandono de su estilo político y la refutación de su vacío ideológico. Hay una oportunidad que lleva, como mínimo, 14 años sin explotar, que es la de hacer un discurso y una acción política verdaderamente liberal.

La cuestión no es quién tiene el poder, sino cómo limitamos ese poder asfixiante del gobierno sobre las personas. Esa es la única respuesta capaz de dar la batalla –y ganarla- frente a la horda de socialistas oportunistas, podemitas revolucionarios, e independentistas liberticidas que hoy empiezan a mandar sobre los españoles.”

Mi querida y desaprovechada España

MQETWFACE



Categorías:PP, Rajoy, Sin categoría

Etiquetas:, , , , ,

4 respuestas

  1. Rajoy recibió las oportunas “órdenes” en Méjico… y simplemente las ha puesto en práctica.

    Me gusta

  2. ¿Cómo van a arreglar España los liberales? Más riqueza para los ricos y más pobreza para los pobres. No estoy de acuerdo con los dogmas, con ninguno, ni de izquierda ni de derecha. Y nada de servicios públicos.

    Me gusta

  3. Reblogueó esto en El Heraldo Montañés.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: