¿El opio del pueblo? ¿La religión? No, hombre, la indignación

La indignación sirve para mantenernos entretenidos y evitar que pensemos con criterio propio

de-la-indignacion-moral-como-opio-del-pueblo-2

Brillante el comentario de Gregorio Luri desde El Subjetivo: nos decían que la religión era una manera de mantenernos entretenidos, atontados, distraídos, para que no pensáramos por nuestra cuenta. Y resulta que no es la religión: el verdadero opio del pueblo es la indignación moral.

Explica Luri que: “El 3 de diciembre de 1869, contestando en el Parlamento a Castelar, Sagasta reconoció que “sería completamente imposible, no habría medio, no de gobernar, sino de vivir en sociedad, si se comprendieran los derechos individuales de manera absoluta, pues lo absoluto en el ejercicio de los derechos individuales conduce irremisiblemente al estado de barbarie”. Por “absoluto” quiere decir “sin relación a los derechos de los demás” –lo que Oakeshott llama “supuesto incondicional”-, por eso añadió que “la limitación en el ejercicio de los derechos de cada uno por la garantía del ejercicio de los derechos de los demás, es la libertad, es el progreso, es la civilización, es la sociedad”.”

Y remata:

“La indignación moral (anverso del entusiasmo) seguirá siendo el opio del pueblo mientras transformar los problemas políticos en motivos de escándalo sea mucho más fácil que resolverlos. O sea, mientras sigamos viviendo en “the era of the Drama Queens”.

Le consulto esto a mi psiquiatra que, según él, como buen arqueólogo, sólo puede ser conservador.

– ¿Sabes -me pregunta- cuál es la principal diferencia entre un progre y un conservador? – A ver…  – El uso de la voluntad de poder. – No de la libido. – Todo viene a ser lo mismo, eros, voluntad de poder, libido… El progre se muestra siempre dispuesto a transformar la voluntad de poder en voluntad de victimismo. – Muy tajante me parece… – A los hechos me atengo: Cuando un progre se muere, lo hace con el dolor de irse de este mundo sin haber cobrado todo lo que la vida le debe. Los derechos son para él lo que la vida le está impidiendo disfrutar. – ¿Y el conservador? – Lo que le preocupa al conservador es no irse de este mundo sin pagar.

Nosotros somos más bien de estar agradecidos por lo que nuestra patria nos da cada día.

Mi querida y agradecida España

MQE

 



Categorías:política, Sin categoría

Etiquetas:, , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: