La mascota del “Procés”

rufianvayacara

Para la aventura del procés –ese nuevo Prats de Molló, entre farol y golpe, que ha intentado poner a Cataluña y al Estado en su conjunto en una situación límite, a ver si caía algo-, era necesario ir más allá del segmento electoral habitual de los partidos independentistas. Había que pescar en caladeros inhóspitos, como el del Área metropolitana de Barcelona. Los municipios que la componen acogieron a muchísimos trasladados del sur de España que con su voto cimentaron las mayoría socialistas del PSOE, tantos las absolutas felipistas como relativas zapateriles, y el omnímodo poder municipal del PSC, una de las dos patas sociovergentes, junto a las mayorías pujolianas, sobre los que pivotó durante treinta años el establishment catalán.

Pero si en la Transición los partidos políticos atraían por mero imperativo moral a personas de reconocido prestigio social, su apertura a la sociedad en este intento de segunda transición no es más que una bicoca para los oportunistas de más baja estofa que por deméritos propios jamás podrían optar en el sector privado al sueldo y las prebendas del cargo público. Y es que las formas de la política (y no sólo la política) actual hacen muy fácil que cualquier mediocre pueda ser alguien gracias a la actividad pública.

Concretando: en Esquerra Republicana de Catalunya han pasado de nombres como Heribert Barrera, Josep Pi i Sunyer, Joan Hortarlà y hasta Joan Ridao a el rufián de Gabriel. El propio Joan Tardà, que en el mismo Polònia era caracterizado como Frankenstein (Mori el Borbooooó!) parece una eminencia del parlamentarismo al lado de su rufianesco monaguillo. Y el país de los ciegos, el tuerto es el rey, aunque este se rija por una república imaginaria.

No, Paco Candel no era ningún rufián, aunque -en opinión del que aquí escribe- estuviera equivocado en la vía para mejorar las condiciones de vida de la gente más humilde-. De un escritor honesto y educado a un analfabeto intelectual con la única gracia de soltar con tono camorrista los tweets que los profesionales de la brega devidamente pagados le hacen. Toda una enmienda a ese sentido progresista de la historia que, como si de una ley de la física se tratara, nos tendría que llevar siempre a algo mejor por el mero paso del tiempo.

Rufián ha sido para Esquerra una mascota con la que pasearse por el Baix, los Valleses y, como no, Santa Coloma de Gramanet sin que se hayan recogido los réditos electorales esperados. Seguramente, porque precisamente, a los vecinos más de izquierdas que pudieran plantearse la idea de la separación, el estereotipo de -en palabras propias del su señoría Rufián Romero- charnego chulesco y pendenciero es lo que más querrían romper.

De hecho, el papel no es ni original, pues ya lo inventó Buenafuente cuando hizo de Jordi Évole aquel Follonero que, infiltrado entre el público, interrumpía sus monólogos.

Poca cosa se puede decir del ilustre diputado en cuestión, más allá de que con su personaje esconde las profundas carencias a todos los niveles de su persona. Suelta el cuesco por la boca pero de las cuatro frases pseudo ingeniosas preparadas ya no le sacas. Ni un argumento desarrollado ni una idea con fondo, sólo muecas y más chascarrillo enlatados con un tono musical calcado a aquel chotis del “chulo que castiga” si se cambia a Pichi por Rufi. Rufián no tiene ni media bofetada pero él no es más que la última gota, la más patente, se sucia lluvia que ha caído en un vaso rebosante de mediocridad y chabacanería de manera transversal desde hace tiempo. Seguramente sin hernandos no habría rufianes.

Cuando Junqueras quiera imprimir de verdad un estratégico giro hacia la moderación en su partido, esperando tiempos mejores, el perrito Rufi será debidamente abandonado y recogido por alguna protectora, o mejor dicho productora de televisión para que vaya a mover la patita por los platós. Pero Belén Esteban sólo hay una, Rafa Mora es otra cosa, y perro ladrador, poco mordedor.

Mi querida y rufianesca España


Categorías:Cataluña, Izquierda, Parlamento, Separatismos

Etiquetas:, , , ,

1 respuesta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: