Perdedores

La película Campeones, dirigida por Javier Fresser (de infausto recuerdo por Camino), ha sido una de las premiadas en la noche de los Goya. El discurso del actor revelación, Jesús Vidal, ha conmocionado al público y ha sido reproducido por los medios de comunicación y las redes sociales.

Como es conocido, el filme narra la historia de un equipo conformado por discapacitados psíquicos y físicos con un mensaje en favor de la inclusión social de estos. Lástima que este reclamo se limite para los ya nacidos, sin hacer mención a los miles de discapacitados que son eliminados en el vientre materno sin que se les permita el evidente primer paso para la inclusión como es el nacer y salir al mundo. (Es curioso que los paladines de los derechos civiles siempre estén en contra del primero y causa de los siguientes).

El propio Jesús Vidal dijo en su discurso: “A mi me gustaría tener un hijo como yo por tener padres como vosotros.” ganándose el aplauso de un numeroso público probablemente partidario en su mayoría del aborto de discapacitados. ¿Se habrán parado a pensar en la cruel impostura?

Porque, por desgracia, en las consultas del ginecólogo y en las llamadas clínicas de planificación familiar, el feto con síndrome de down y el discapacitado suele ser un perdedor. En MQE apostamos siempre por la vida, empezando por la de los más débiles e indefensos. Por eso no cejaremos nunca de luchar por el derecho a nacer y vivir, precisamente también para las personas discapacitadas.

El Estado tiene la obligación de defender con su legislación el derecho de aquellos futuros ciudadanos que están en camino y que no pueden hacerse valer por sí mismos. Paralelamente, hay que trabajar, desde la misma sociedad civil, para promover una cultura en favor de la vida con el apoyo moral y material para las madres, durante y después del embarazo, así como para los hijos una vez nacidos. Ya hay muchas personas trabajando en ello, aunque su labor sea silenciosa y silenciada.

Una sociedad es perdedora desde el momento en que hace de la eugenesia un derecho a la par que se recrea en una solidaridad cómoda, sobreactuada, a la moda, impostada, e incluso frívola e hipócrita. Por eso, hay que ir más allá del discurso oficial de Campeones, y recoger el grito de auxilio que subyace en las palabras de Vidal.

Seamos los hinchas, pues, de unos cracks de jugadores que tienen claro que este partido lo vamos a ganar.

Mi querida y campeona España.



Categorías:Aborto, Defensa de la Vida, Discriminación, maternidad

Etiquetas:, ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: