Traición silenciosa

Sánchez apuntala la secesión en Vascongadas.

Ayer se publicaba la noticia tan esperada desde hace casi 40 años por el separatismo vasco: el gobierno cede las competencias penitenciarias al gobierno vasco, es decir, al PNV. Sí, el separatismo siempre ha querido poder controlar la situación penitenciara de sus hermanos descarriados, no olviden el pensamiento de Arzallus – del que es deudor el PNV – sobre ETA (no eran enemigos, ni mucho menos, eran compañeros de viaje, eso sí, un poco brutos). Ese es el pensamiento del PNV sobre la banda terrorista ETA y sus secuaces. Por fin, lo han conseguido y todo gracias Pedro Sánchez.

Alguien podrá pensar ¿qué problema hay en que el PNV controle las prisiones vascas?. En MQE lo tenemos claro los problemas son muchos, por citar los más graves:

  1. Supone una indefensión para el Estado. El PNV no es un partido leal a España. Si controla las prisiones puede otorgar beneficios penitenciarios, como está haciendo la Generalidad de Cataluña, a aquellos de sus miembros que pudieran ser condenados por atacar la unidad de España. Calará la idea de que conspirar contra la unidad de España saldrá gratis (los nuestros controlan las cárceles).
  2. Supone una afrenta a la memoria, dignidad y justicia de la Víctimas del Terrorismo. El PNV va a ayudar a los presos de ETA. La mayor amenaza que ha tenido la unidad y la libertad en España en los últimos 50 años ha sido ETA. Los presos de ETA fueron sacados de cárceles de Vascongadas por dos razones:
    1. Fue necesario dispersarlos para evitar que los presos etarras se convirtieran en un grupo de poder dentro de la prisión. Es decir, la dispersión de presos que promovió Enrique Múgica, no fue para añadir penalidades a la condena sino para responder al desafío del colectivo etarra en prisión.
    2. Ante el abuso de los beneficios penitenciarios se concedía ilegalmente a presos etarras en las prisiones vascas – en muchos casos debido las presiones del entorno etarra a funcionarios del cuerpo de prisiones en vascongadas -.

Ahora con el poder sobre las prisiones en sus manos el gobierno vasco va a endulzar la condena de los presos de ETA que no merecen dicho trato.

3. El PNV utilizará en beneficio propio esa competencia, por ejemplo en los casos de corrupción recientes en lo que han        sido condenados militantes del PNV.

Esta transferencia no es más que un nuevo avance en el pacto de Zapatero con ETA al que el PSOE sigue fiel. Y no es una medida aislada, es fruto maduro de un proceso, llega tras la concesión de beneficios penitenciarios y traslados a Vascongadas de más de 100 presos de ETA (actualmente son 180) desde que Sánchez llego al gobierno.

Estamos, por tanto, ante un doble proceso:

  • Blanqueamiento de ETA y eliminación del colectivo de presos terroristas de ETA. Esta es una de las contraprestaciones que ETA pidió a Zapatero que el PSOE de Sánchez cumple con esmero cuidado.
  • Afianzamiento de la secesión en Vascongadas. Tras el fracaso del Plan Ibarretxe Urkullu – con inteligencia política, hay que reconocérselo – cambio la estrategia pero no el objetivo. El objetivo del Plan Ibarretxe era la constitución de “Euskadi” como un estado libre asociado a España. Lo que se puede resumir del siguiente modo: para mi día a día quiero expulsar al Estado español de Vascongadas, pero cuando voy por el mundo viajo como español lo que me da un estatus internacional, entre otras pertenecer a la UE. Eso es lo que ha ido profundizando Urkullu con la connivencia de Mariano Rajoy y Pedro Sánchez pero evitando el enfrentamiento frontal y las declaraciones altisonantes de Ibarretxe. ¿Cómo? Por un lado, Urkullu ha ido obteniendo las competencias que le faltaban – ya ha logrado hasta la que parecía tabú, la gestión de la Seguridad Social- para tener un control total de la vida de los vascos. Tan es así que un vasco hoy, en su día a día, no necesita para nada a la administración estatal, es decir, puede vivir sin ella. Por otra parte, los gobiernos de Madrid se han empeñado en hacer invisible al Estado en Vascongadas, ni en cumplir con su obligación de que se respete la legalidad española. Resultado: el Estado no está en Vascongadas, ni se le necesita, ni se le espera.

El separatismo ha logrado su objetivo. El Estado español no pinta nada en Vascongadas, el vasco de pie no lo necesita para nada. Ahora sólo queda esperar al momento, si así lo deciden, en que planteen la secesión. Y en esta caso habrá una gran diferencia con Cataluña. Vascongadas si tiene estructuras de Estado, es decir, Vascongadas si tiene hacienda propia, recauda sus propios impuestos, eso quiere decir que el “estado vasco” pueden seguir funcionando sin contar con el dinero español algo que no podía hacer Cataluña y que le impidió consumar su golpe.

Sí, es una traición silenciosa del separatismo y del PSOE, que está a punto de culminarse. Sólo falta la guinda. ¿Cuándo? ETA dirá.

Mi querida y traicionada España.



Categorías:España, Secesionismo, Separatismos, Unidad de España

Etiquetas:, , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: