El silencio cómplice

Ante el drama del aborto, el silencio sólo puede ser cómplice.

dinero-sangriento

Es difícil entender el aborto sin recurrir al príncipe de la mentira. Una sociedad que acepta erigirse en juez de quién puede nacer recuerda a esa soberbia que llevó a Adán y Eva a escuchar la tentación de la serpiente, ¡ser como dioses!. Esa parece ser la obsesión de la sociedad moderna.

Muchos aprovechan esa tentación maléfica para, además de destruir la sociedad, enriquecerse. Es el caso de instituciones como Planned Parenthood, la gran multinacional del aborto. Como no podía ser de otra manera, Planned Parerthood, se enriquece con la comisión de abortos, pero no sólo con ello, también comercia con los órganos de los bebes asesinados, y comercia de forma despiadada. Vean este video que ha dado la vuelta al mundo.

Todo este horror tiene sus culpables principales: los promotores de las leyes que legalizan el aborto, los médicos abortistas, los fabricantes de fármacos abortivos, los constructores, financiadores y gestores de abortorios, instituciones como Planned Parenthood,… Pero también es verdad que este horror no sería posible sin el silencio, cómplice, de muchos otros: medios de comunicación, sociedad civil, políticos,… Sobre ello reflexiona Rafael Sánchez Saus en una interesante columna:

“Una cosa nos enseñó el siglo XX: que los crímenes contra la Humanidad necesitan de la complicidad silenciosa de infinitas “buenas personas” para ser perpetrados. Sin ese silencio prudente de tantos, no habría habido Gulag ni Auschwitz; sin hipócrita desvío de la mirada no hubieran sido posibles los campos de reeducación maoístas ni los de la muerte de Camboya. Cada época y cada ideología revelan su faceta criminal contra las gentes indefensas, esa forma de genocidio que les es propio y por el que antes o después serán juzgadas. Porque ningún crimen queda sin castigo”.

El video que incluimos, en el que interviene Deborah Nucatola, directora senior de Servicios Médicos de Planned Parenthood, ha sido silenciado, e incluso algunos políticas americanos del partido demócrata han atacado a los que osan criticar las prácticas de Planned Parenthood (no olvidemos que Obama es una de los grandes promotores del aborto en el mundo). Sin embargo, como señala Sánchez Saus:

“Hay que caer muy bajo para hacer como que no se ve, que no se oye, que nunca ha existido el festín de Deborah Nucatola. ¿Cuántas Nucatolas, cuántos monstruos anónimos sostenemos con nuestras leyes, nuestros impuestos y nuestro silencio?

Una pregunta que nos debemos hacer todos para actuar en consecuencia, porque muchas veces se rompe el silencio en las palabras pero la inacción no deja de ser el silencio de las obras.

Mi querida y silenciosa España.

IMG_5042



Categorías:Aborto, Comercio Órganos

Etiquetas:, , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: