¿Qué pasa con Franco? Yo creo que lo sé.

Se trata de socavar la dignidad de una parte considerable de la derecha española

pp-franco2.jpg

Imprescindible el artículo de Enrique García Máiquez en el Diario de Cádiz para comprender lo que hay detrás de la redecubierta furia antifranquista de nuestra izquierda:

“Mi primer recuerdo público (mi segundo o tercero, si contamos los privados) fue la muerte de Franco. Queda muy atrás. Eso no quita que me escame que no dejen sopesar con objetividad sus logros y sus errores.

Pero lo que más cuesta entender es la obsesión de la izquierda por mantener su figura de rabiosa actualidad. Si se trata de repudiar una ideología y un gobierno antidemocrático, haciendo abstracción de los orígenes -de la ley a la ley- de nuestra democracia, ¿por qué sólo el franquismo? El comunismo fue más totalitario, mató a millones de personas, duró hasta ayer, como quien dice, y todavía hay muchos en España que hacen apología de esas ideas y ondean sus banderas. Con las ideologías, la paridad no existe ni el lenguaje inclusivo. Hay una discriminación positiva (o negativa, según desde donde se mire).

Por otro lado, en el plano de la comunicación política, podría resultar risible que un partido que llega al gobierno lo segundo que haga sea abrir la cuestión del franquismo, como si España no tuviese más problemas más inmediatos. ¿No se expone a parecernos ridículo?

Sin embargo, la izquierda no suele dar puntada sin hilo. Hay que preguntarse qué le pasa con Franco. Tanta energía en regresar al pasado ha de ser para algo. Yo creo que lo sé.

Se trata de socavar la dignidad de una parte considerable de la derecha española. Entiéndaseme bien, por favor. Esa dignidad no es Franco, muerto y enterrado (los que quieren desenterrarlo son ellos). Pero sí una dignidad moral, como siempre.

La izquierda, poniendo recurrentemente a Franco sobre el tapete de la discusión política, ha hecho que personas que habían sido franquistas o, en todo caso, hijos de franquistas o, sencillamente, personas que pensaban que el régimen tuvo sus sombras y sus luces, se hayan prestado a repudiar públicamente en el Parlamento y en la vida política sus deudas y sus dudas y hasta sus lealtades familiares, además de muchas ideas que no son franquistas, pero que le están maquiavélicamente asociadas.

Esas votaciones de condena del franquismo donde el PP no decía ni mu o decía bovinamente sí o la ley de la memoria histórica que no derogaron, en realidad, no van sobre Franco. Son para doblar la cerviz de buena parte de la sociedad. Una vez que uno entra en el armario de la vergüenza ideológica, de las reservas mentales y de la hipocresía política ha entrado, sin darse cuenta, en la desmoralización.”

Mi querida y acomplejada España

MQETWFACE

 



Categorías:Derecha, Sin categoría

Etiquetas:, , , ,

2 respuestas

  1. Reblogueó esto en El Heraldo Montañés.

    Me gusta

  2. Los que se han hecho antifranquistas a causa de las insidias de la Izquierda, demuestran ser muy cortitos de inteligencia. Yo, que conozco algo de historia, estoy orgullosa de Franco y pienso que fué un milagro para España, que Dios le bendiga.
    Y no me humillan los rojos porque lo saquen de la basílica. Son ellos los que me dan mucho asco. Están llenos de soberbia. envidia y resentimiento. Muy mala gente.
    Y pensar que sus psdres y abuelos se perdonaron entre sí…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: