No es la economía

No es el miedo al colapso económico lo que parará el proceso independentista.

España-Cataluña

Son constantes las intervenciones de miembros del gobierno de la nación, de políticos y de periodistas explicando la ruina que supondría para Cataluña su separación de España. Es bueno que las personas que van a votar tengan la mayor y mejor información posible sobre los efectos que pueden tener sus decisiones.

Sin embargo, es un error considerar que el miedo al colapso económico es lo que va a provocar la paralización del proceso separatista. En primer lugar, porque como hemos comentado varias veces en Mi querida España la ideología nacionalista, fruto del romanticismo, es irracional, mueve los sentimientos y no atiende a razones. En segundo lugar, porque lo que hay que contraponer a un proceso separatista es un proyecto de España, no cifras económicas (que también son necesarias pero que no son la clave para motivar un cambio de actitud). Y en tercer lugar, porque España (Cataluña incluida) nunca ha sido un proyecto económico sino otra cosa. Ha sido un ideal común concretado en la evangelización y la defensa de la fe católica, en la civilización del Nuevo Mundo. Este proyecto común es el que hizo posible la unión de todos los reinos y pueblos en lo que es España.

Respecto del ideal de España baste recordar la palabras de D. Marcelino Menéndez Pelayo en el epílogo de Heterodoxos del que extractamos este breve pasaje: “Esta unidad se la dio a España el Cristianismo. La Iglesia nos educó a sus pechos, con sus mártires y confesores, con sus Padres, con el régimen admirable de sus Concilios. Por ella fuimos nación, y gran nación, en vez de muchedumbre de gentes colecticias, nacidas para presa de la tenaz porfía de cualquier vecino codicioso. No elaboraron nuestra unidad el hierro de la conquista ni la sabiduría de los legisladores; la hicieron los dos apóstoles y los siete varones apostólicos; la regaron con su sangre el Diácono Lorenzo,… Léanlo entero, merece la pena.

En cuanto a la necesidad de un proyecto de España y no tanto de una economía prospera escribía Jorge Soley, catalán para más señas, que el problema del separatismo en Cataluña no sólo tenía su vertiente catalana sino, también, la falta de proyecto de España capaz a de volver a aunar voluntades en torno a un proyecto común.

En Mi querida España proponemos que se hable menos de economía y más de perfilar un proyecto común.

Mi querida y sin ideales España.

IMG_5042



Categorías:Cataluña, Nacionalismo

Etiquetas:, ,

5 respuestas

  1. Esos que se llaman “cristianos” nos han convertido ya en Cataluña a ciudadanos de enésima categoría pues no hay libertad. La sombra eclesiastica del ciprés es muy alargada. El dia 10 de septiembre 2015 abrieron una embajada de Cataluña en el Vaticano. El incienso deja ciegos a muchos. Confunden a la persona con el sacramento.

    Me gusta

  2. Por desgracia el motor del nacionalismo ha sido excitar el odio a España, lo mismo que hizo Hitler provocar el odio a los judíos para legalizar sus delirios imperialistas.

    Me gusta

  3. Más allá de los problemas económicos quiero dejar claro unos conceptos básicos. Ser cristiano no es defender solo el aborto o el matrimonio. Esto lo defiende mucha gente que no tiene fe. Ser cristiano implica una coherencia de vida.
    El nacionalismo se ha transmitido a través de la mentira. Personas que decían llamarse cristianos, empezando por el “católico” Jordi Pujol. No se puede mentir. Llevamos 35 años de mentira continuada en la historia y en el día a día. A través de la escuela y de los medios de comunicación importantes que están subvencionados.
    Esta no es una sociedad libre. Desde que te levantas hasta que te acuestas los focos importantes de información mienten: la voz de su amo. No es una democracia. No hay derecho a contrarréplica.
    No hace falta que le diga que está prohibido rotular en español y sabrá sobre la inmersión lingüística. Sabrá de los casos de los padres que piden esas tristes 3 horas en castellano y que la manada se les echó encima. Hasta en la escuela cristiana de la Diócesis de Barcelona los machacaron. No es una sociedad libre.
    No se puede llamar a la población al odio a través de la mentira, como continuamente hacen.
    Las personas tenemos la “dignidad” de los hijos de Dios, no se nos puede mentir. La Iglesia está para hablar en Verdad.
    Toda esa mentira se propala en base a otra mentira: la “nacio”, que jamás existió. Se hace en base a esa identidad nacional.
    Nada de esto es cristiano, por mucho que algunos defiendan el aborto y se vistan de “cristianos”. Un pecado no puede ocultar al otro.
    El derecho a decidir se ha montado desde la mentira. Y detrás de la mentira esta satanás.
    Y parece que la gente del resto de España se está olvidando de que la “convivencia se está haciendo trizas” y está peligrando lo que se llama “España como bien moral”. Que lean las alocuciones de s JPII a los partidos secesionistas de la Liga Norte, en Italia. El bien sabia de la falta de libertad a que había sido sometida su Polonia natal.
    Pocos se acuerdan de una población sin libertad, como es la catalana, sin derecho a contrarréplica. Una población que se la ha privado de una de las lenguas propias (hablada como materna por más del 50%).
    Se fijan más bien en unos políticos que se visten de cristianos, tienen todo el poder y no permiten la mínima contrarréplica de la población. De cara a España, a través del grupo Godo, con apariencia simpática.
    La relación entre las personas que formamos parte de Cataluña, tiene que ser desde la verdad. Sin ella no hay libertad. Si se miente a la población, esta deja de ser libre.
    Nadie que quite la libertad a la población se puede llamar cristiano. Esto no es una democracia. Esto se va pareciendo cada vez más al nazismo por sus connotaciones culturales.

    Estos que dicen que son cristianos, que se están dirigiendo a España, a ver a quien enredan, que se han arropado y arropan en la mentira, llamando al odio al “ya nacido catalán” y defienden el derecho a la vida del “no nacido”, estos no son cristianos. También hay que defender la vida del “ya nacido catalán” en la verdad, la justicia, subsidiariedad etc.

    Una corrupción moral no tapa a la otra.

    Me gusta

    • Donde dice “una corrupcion moral no tapa a la otra” debe decir para su mejor comprensión:

      “Decir que se está a favor de la vida no tapa la corrupción moral objetiva de la “identidad” que llama al odio entre catalanes”. No es cristiano.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: