Alergia a los impuestos

¿Existen gobernantes que se enfrenten a las subidas de impuestos?

impuestos

La última legislatura, entre otras cosas, se ha caracterizado por un asalto constante al bolsillo de los españoles vía impuestos. Sólo la cercanía de las elecciones ha permitido que los españoles perciban una leve bajada en la confiscación fiscal que sufren. Sin embargo, si mala es la presión fiscal que sufrimos todos, peor es la mentalidad dominante en todos los aspirantes a presidente del gobierno. Con matices importantes, todos comparten la idea de que en España el sistema fiscal recauda poco y de que es necesario modificarlo. Y ya saben ustedes, eso sólo puede pasar por más impuestos. Unos lo harán desde la demagogia y el concepto del impuesto a la riqueza, otros desde la tecnocracia hablando de la necesidad de ampliar bases fiscales, impuestos verdes,… pero al final los españoles pagarán más. Y todos darán la misma justificación, no se puede poner en riesgo la prestación de los servicios públicos, justificación de estado moderno (Montoro dixit).

Ante esta situación y mentalidad a uno le genera envidia la anécdota que cuenta Carlos Rodríguez Braun:

“El episodio está relatado por la profesora Rocío Sánchez Lissen en su libro Los economistas de la “Escuela de Madrid”, Madrid: Instituto de Estudios Económicos, 2007, página 171.

El 10 de junio de 1973 Enrique Fuentes Quintana y el ministro de Hacienda, Alberto Monreal, acudieron al Pardo a presentarle a Franco el llamado “Libro Verde” sobre la reforma tributaria. La propuesta consistía en una importante subida de los impuestos, con los argumentos característicos de la Hacienda Pública tradicional (digamos, pre-buchaniana): había que equiparar nuestra fiscalidad con Europa, el pueblo demandaba servicios públicos porque su renta había aumentado, la “justicia distributiva”, etc.

Y entonces sucedió algo extraordinario. Dice Sánchez Lissen: “Franco se mostró agradecido por el trabajo realizado y parecía contento del resultado”. Sin embargo, al día siguiente, el ministro Monreal, que había sido nombrado en 1969, fue… ¡cesado! Prosigue la profesora: “la sorpresa fue mayúscula y tanto Enrique Fuentes como su equipo del Instituto de Estudios Fiscales temieron por su destitución, cosa que no ocurrió con el nombramiento de Barrera de Irimo como nuevo ministro de Hacienda”.

Esa es la historia. Lo que no he leído aún es un análisis del caso que intente explicar cómo fue posible que un dictador como Franco, que había probado ser sumamente antiliberal en diversos ámbitos durante décadas, haya actuado como un defensor de los contribuyentes y se haya negado a subir los impuestos ese año, y los dos restantes que le quedaban de vida. La gran subida de impuestos que propuso Fuentes Quintana no pudo aplicarse bajo el régimen franquista, y, tras otro intento fallido en 1976 con Cabello de Alba, sólo se aplicó en 1977, con el propio Fuentes como ministro de Economía, y Francisco Fernández Ordóñez de Hacienda.”

Se lo imaginan, un ministro cesado por plantear una subida de impuestos. Hay veces que la realidad supera la ficción.

Mi querida e impositora España.

IMG_5042



Categorías:Impuestos

Etiquetas:, , ,

1 respuesta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: