¿Por qué le llaman igualdad si quieren decir discriminación?

‘Fomentar la igualdad’ es aplicar la desigualdad en nuestra neolengua

elpais-690x1024

El análisis que Carlos Esteban hace de la portada de El País vale para una lección de periodismo. Observaciones afiladas que desnudan la mentira reinante:

Corromper el lenguaje es corromper el pensamiento y, con él, la acción. Por eso, todas las grandes revoluciones empiezan en el diccionario. El País, probablemente el diario que mayor responsabilidad ha tenido en España en la revolución léxica, lleva hoy en su primera varios titulares que ilustran perfectamente el caso.

‘Las empresas que fomenten la igualdad pagarán menos impuestos’, abre el diario de reverencia. Naturalmente, ‘fomentar la igualdad’ es aplicar la desigualdad. Es decir, es hacer de la candidata a un puesto de trabajo alguien más apetecible de contratar para el patrón que el candidato en igualdad de condiciones.

Sí, ya sé que por alguna parte en nuestra Constitución se ‘consagra’ la no discriminación por razón de sexo, pero ese es un punto que nos cargamos ya hace tiempo sin un murmullo de queja en nuestra clase política. De hecho, la reivindicación de la igualdad es casi siempre una petición de privilegio y revancha.

Hace El País una entrevista a Martin Schulz, que hoy no es nada más que un simple diputado por el SPD alemán, pero que tiene su importancia porque viene a ser la personificación de todo lo que defienden los amos de Prisa y les sirve para titular con un bonito entrecomillado: “Se necesita una rebelión de la decencia contra el populismo”.

Es como destapar el cerebro de un progresista después de horas y horas de debate ideológico y ver cómo plantea realmente los términos, cómo quiere transmitir de verdad su mensaje: nosotros somos los buenos; ellos, los malos; tan sencillo como todo eso. No son una ideología; son “la decencia”. En cuanto a “populismo”, hace tiempo que se usa con el mismo espíritu calvinista para señalar a los réprobos, hijos de la condenación.

La foto, una protesta antitaurina en vísperas de San Fermín. Nada puede quedar de ayer, todo debe ser abolido y cualquier país debe ser igual a cualquier otro. Vagamente, uno sabe cuál es el bando en retirada, e inconscientemente desea que acaben ya con todo, que lleguen al final. Pero no, no hay final, porque la reivindicación y la queja son su base y su combustible.”

Mi querida y afilada España

MQE



Categorías:España, Igualdad, Sin categoría

Etiquetas:, , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: