No nos piten a Piqué que en su día dijo lo que nadie se atrevía

pique-sangre

Por aquí hemos hablado ya de Xavi Hernández, Raúl Tamudo y vamos a seguir haciéndolo cada vez que veamos posibles conexiones entre el perfil y las actuaciones dentro y fuera de campo de algún deportista y aquello de lo que aquí nos interesa tratar: la vida humana y todo lo que a ella le afecta desde un punto de vista espiritual, sociopolítico, cultural y antropológico, ni más ni menos. El fútbol en sí lo dejamos para otros foros y, como pueden ver ustedes, en MQE hay seguidores de todos los equipos, incluso de aquellos que son instrumentalizados por el independentismo.

Gerard Piqué es un chico de “casa bona”, buena planta y bien parecido, hijo de unos padres profesionalmente exitosos y nieto de un abuelo que siempre ha paseado por los pasillos de Can Barça como si fueran los de su propia casa, llevando de la mano a sus nietos. Si a esto se le suma tener menos de treinta años y ser mundialmente conocido a razón de haber ganado ligas y copas de Europa con el Barça, mundiales y eurocopas con la Selección nacional que en este momento le corresponde, y una relación de pareja aparentemente estabilizada por el nacimiento de dos churumbeles con nada menos que una cantante de fama mundial como Shakira, es fácil que a veces la soberbia se apodere de uno y que sea más fácil ir “haciendo amigos” gracias a unas cuantas salidas de tono.

En el año 2010, poco antes del mundial de Sudáfrica, Piqué fue entrevistado en la contra de La Vanguardia y, lejos de esconderse, salir por peteneras o de responder con los tópicos habituales como hacen la mayoría de sus compañeros, el futbolista respondió acerca del tema sobre la independencia de Cataluña algo que, si a usted le propusieran adivinar quién lo decía, podría responder perfectamente que Albert Rivera: “Nos necesitamos. ¡Debemos estar unidos para ser más grandes! Me entristece mucho cuando en algunos sitios oigo que nos increpan por ser catalanes. (…) Apuesto por llevarnos bien. Yo no confío en los políticos… Lo que sí sé es que España y Catalunya son compatibles. Aunque Catalunya se independizase de España, seguiría necesitando a España, y Catalunya es importante para España. ¡Lo mejor es estar juntos!”  -La entrevista tenía lugar dos meses antes de la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatut-.

Durante aquel mundial, el central catalán se partió la cara literal y repetidamente, enfundado en la roja, para que España consiguiera por fin llegar a la cima de la gloria futbolística mundial a nivel de Selección.

A partir de ese verano, el ambiente en lo político y lo deportivo (especialmente durante el paso de Mourinho por el Real Madrid) se enmarañó (que se lo pregunten a Casillas), y las bromitas que el futbolista catalán ha ido jugando no han ayudado especialmente a un clima de respeto. Aquí todo se ha mezclado y a los escupitajos a un directivo de la Federación, el lanzamiento de bombas fétidas en el avión de los periodistas, sus trifulcas con la guardia urbana (los comentarios de algunos de sus agentes dejan a veces bastante que desear, dicho sea de paso) y otras gracias sin gracia, se le han sumado las puyas lanzadas al gran rival de los culés en cada celebración de título, y alguna que otra asistencia a las manifestaciones del 11-S (en los últimos años en Cataluña se ha hecho bueno ese refrán de “donde va la gente, va Vicente”). Todo un cóctel que servido en frío ha servido para que Piqué ahora sea pitado por no pocos aficionados cada vez que pisa según que campos de fútbol (por cierto, incluido el propio durante hace dos temporadas, cuando el rendimiento del jugador bajó de manera inversamente proporcional al de sus visitas a las discotecas y las timbas de poker).

Ahora me entero que él y otros se han sumado a Guanyarem, una nueva iniciativa aparentemente surgida de la base del deporte catalán pero debidamente tutelada por el establishment para que, con la excusa de pedir más ayuda económica al Estado para los clubes modestos, volver con la matraca de las selecciones “propias” y de paso sumar una miaja de votos de dudosos y tibios a la saca separatista para el 27-S.

El culé oficial de MQE aprovecha este altavoz para pedirles que no se lo tengan en cuenta al chaval. Piensen que un chico de su generación ha sido educado y es continuamente impactado bajo la premisa de que para ser un buen catalán no se puede ser español. Y es una pena que Piqué, que debe tener un sentimiento de pertenencia más o menos desarrollado como demostraban las declaraciones a La Vanguardia arriba referenciadas, pero venido a menos por el maldito procés, y que se lo debe pasar muy bien cuando se junta con andaluces, vascos o castellanos, no pensara en esa historia común repleta de errores pero en la que se consiguieron grandes cosas a la que de alguna manera él representaba cuando brotaba la sangre de su tabique nasal en una estampa patriótica donde las haya. Nadie le ha explicado nada de eso, y usted ya sabe que el joven medio de hoy en día -y aun menos si es un futbolista de primer nivel- está por otras cosas antes que perder el tiempo en ir descubriendo la verdad histórica por su cuenta. Piensen también que, si bien pitar siempre es feo, hacerlo a uno de los tuyos es además tirarse piedras al propio tejado, que no vamos sobrados de centrales y que de aquí nueve meses tenemos que ganar una Eurocopa nada menos que en Francia. Si son ustedes madridistas, espérense a que vaya de azulgrana al Bernabeu, caramba, y no demos más madera a los nos quieren divididos. ¿O es que no ven que los separatistas se relamen cada vez que ustedes se ponen los dedos en la boca?

Mi querida y pitada España



Categorías:Fútbol

Etiquetas:,

2 respuestas

  1. Un poco victimista me parece esta entrada. En primer lugar Piqué ya es mayorcito para saber si lo que le han enseñado y el ambiente en el que vive le lleva a vivir en la distorsión de la realidad y en la ficción. No me parece buena excusa. Que mire la realidad y despierte, hay mucha gente valiente dando la cara en Cataluña, que la de él si le parece que la situación es injusta.

    En segundo lugar en la declaración que se cita, Piqué no rechaza una indecencia de Cataluña, simplemente dice que una Cataluña independiente seguirá necesitando a España. Eso lo compra cualquier independentista. De hecho es lo que pretenden, independizarse y que todo siga como si no hubiera pasado nada. Así que tampoco parece que haya nada que agradecer a Piqué en esa declaración.

    En tercer lugar no hay que empeñarse en decir que Piqué es de los nuestros. Piqué no quiere ser español, no pasa nada, que haga lo que quiera, y lo coherente sería no jugar con la selección. Pero no nos empeñemos en hacer de los nuestros a los que no lo son. No hay que engañarse.

    Me gusta

    • Como uno de esos catalanes (no sé si lo suficientemente valiente) de los que aquí sufre lo que no están padeciendo otros compatriotas en otros lugares de España en este momento, te diré que decir eso nada menos que en La Contra de La Vanguardia tiene su peso y que, en su momento, no hizo ni puñetera gracia al independentismo (que lo silenció, al contrario de los nuestros que parece que prefieren echar gasolina a la chispa). Desde luego, no ha habido otro futbolista catalán (ni Iniesta que es de Albacete) que haya hablado tan claro.

      Que no va a ser un héroe (ni él ni ninguno) ya lo sabemos, que no se va a expresar con la precisión de un académico pues también, pero de ahí a que se convierta en un chivo expiatorio inmerecidamente en este tema (otra cosa son las chulerías contra el Madrid) va un paso. El artículo es muy apropiado porque, a partir de este caso, trata algo muy común entre la juventud catalana que es víctima de una educación y un ambiente, y además pone en aviso de que los pitos deben ir por la rivalidad Barça-Madrid y que no deben afectar a la Selección porque eso nos perjudica a todos y alimenta a (ese sí que es vicitimista) el discurso del agravio de los separatistas.

      Esparza dijo un día que cuando veía a un joven con una estelada, e incluso con una bandera de España con un toro de osborne, sentía pena porque a ese chico le habían hurtado su historia. Pues, salvando las distancias, esto es parecido.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: