¿Cuando se pierde el debate público?

Cuando se aceptan los marcos de referencia del adversario.

Muchos españoles echan de menos en la situación actual un discurso fuerte por parte del Estado, del gobierno y los llamados partidos constitucionalistas. Nadie duda de que hasta el momento la batalla de la comunicación, del mensaje, del relato la han ganado los separatistas.

Todos percibimos que el gobierno, a pesar de que ha decidido dar un paso adelante con la aplicación del art. 155, desprende una sensación de mala conciencia, de estar avergonzado. De que no quería hacerlo, de que si alguien le da una disculpa no lo aplica.

¿Por qué eso? Lo explica brillantemente Francisco Contreras en Actuall. El frente no separatista argumenta, se expresa, dialoga, comunica dentro del marco de referencia de los separatistas. Argumentan dando por buena e incluso legítima la posición del adversario y así uno sólo tiene las de perder. Si juegas en campo contrario y con sus reglas lo normal es perder. Explica Contreras:

“… el Gobierno juega la partida en el campo conceptual de los separatistas, donde su derrota es segura. En efecto, si de “salvar el autogobierno catalán” se trata, ¿por qué se destituye a una Generalitat libremente elegida por los catalanes? ¿Por qué se maniata a un Parlamento surgido de elecciones, en el que los separatistas resultan tener mayoría? En cuanto al Estatut, se trata de un texto descafeinado por los recortes que en su día impuso el Tribunal Constitucional, que violentó así el “autogobierno catalán”.

Se ha dejado a los nacionalistas imponer el marco durante cuarenta años. Un marco que viene a decir: Cataluña es una nación; posee, por tanto, un derecho natural e inalienable de autogobierno, que modula en función de las circunstancias históricas; en 1978 aceptó ejercer ese derecho desde el cauce autonómico ofrecido por el Estado español, pero éste se ha revelado frustrante tras la poda del Tribunal Constitucional al nuevo Estatuto de Autonomía.”

Pero esto no debería extrañar al gobierno, tienen expertos en comunicación que seguro conocen a Lakoff y su libro. Entonces, ¿por qué no actúan en consecuencia? Quizás porque estamos en una situación peor. No es sólo que los no separatistas jueguen dentro del marco de referencia del separatismo. Es que, y eso es lo peor, posiblemente lo han interiorizado como el único posible, como el bueno. Si eso fuera así, tenemos un problema grave, porque entonces gobierno y partidos constitucionalistas están incapacitados para afrontar el problema catalán y con ello el proceso de ruptura de España, que como hemos señalado en ocasiones anteriores es más amplio que la cuestión catalana.

Como señala Contreras sería necesario un nuevo discurso: “Habría que jugar en otro tablero, con otras reglas. Un tablero en el que la nación no es Cataluña, sino España (y no, ambas no pueden serlo a la vez); en el que, por tanto, el autogobierno catalán ya no es un derecho originario, sagrado, venerable como las Doce Tablas, sino una modalidad contingente y revisable de organización territorial del Estado,…” 

Estamos ante una oportunidad de oro para “cambiar el marco de referencia”, apunta con acierto Contreras. Si el Gobierno no sabe como hacerlo que aprenda de su Majestad Felipe VI.

Mi querida y acomplejada España.

 



Categorías:Cataluña, España, Separatismos

Etiquetas:, , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: